Largas colas ante Verdú, en Oviedo, en busca del auténtico turrón de Jijona
María Remedios López, en primer término, en el mostrador de Verdú.(R.A.)

Lo fabrican en la ‘cuna’ turronera de España, en Alicante. En Diego Verdú ya hay colas de asturianos que van, como todas las Navidades, a comprar el turrón a la calle Cimadevilla de Oviedo. Es una pequeña turronería con una gran tradición y en la que aún se habla valenciano.

La lengua la trajo desde Jijona Diego Verdú Monerris y también las materias primas y la receta para hacer el turrón. Vino a Oviedo en 1878 «a buscar fortura», cuenta su bisnieta María Remedios López, que hoy regenta, junto con sus hermanos, el negocio familiar. No quiere decir cuántos kilos de turrón venden en esta época, pero la empresa se sustenta de él y de los helados, durante el verano. Se adaptan a los tiempos, pero poco. «Aquí no hay muchos inventos, hacemos el turrón de siempre», dice María Remedios. Y «el de siempre» es el de Alicante (duro) y el de Jinona (blando).

Lleva casi un 70% de almendra, miel y azúcar y todos los años se trasladan durante un mes a Jijona para fabricarlo. El Consejo Regulador del Turrón de Jijona les exige, para lucir la etiqueta que acredita su calidad y poder ponerle el nombre del pueblo más turronero de España, que lo hagan allí.