Carles Puigdemont en un acto en Mollerussa
Carles Puigdemont en un acto en Mollerussa EUROPA PRESS

El cabeza de lista de JuntsxCat a las elecciones del 21 de diciembre, Carles Puigdemont, ha criticado este miércoles que durante mucho tiempo se ha dicho que a los independentistas que no les importan los problemas de las personas: "No han entendido que somos independentistas porque queremos construir un país mejor para los catalanes y las catalanas, y hoy la independencia es la mejor política de bienestar".

En un acto en la sede de ONCE en Barcelona, ha afirmado a través de un vídeo: "La primera política social que deberían defender todas las candidaturas es acabar con el déficit fiscal" de Catalunya, que ha cifrado en 10.000 euros por familia que no vuelven cada año.

"Cuando la solidaridad te la reclaman como una especie de obligación o una exigencia, y a veces incluso a golpe de porra, deja de llamarse solidaridad y se llama atraco o expolio", ha lamentado, en un acto acompañado de miembros de la lista de JuntsxCat como la diputada en el Congreso Lourdes Ciuró (PDeCAT), el sacerdote conocido como Pare Manel y la trabajadora social Isabel Ferrer, además de la vicepresidenta del PDeCAT, Neus Munté.

El presidente de la Generalitat cesado se ha comprometido a trabajar para el acceso a la vivienda, y ha criticado que el Gobierno central del PP haya recurrido ante el Tribunal Constitucional (TC) cinco de los seis textos legales sobre este ámbito impulsados por el Parlament, y ha acusado al Estado de preocuparse más por grandes fortunas y el Ibex 35 que por ciudadanos que no tienen recursos.

Ha criticado que se ha repetido que las pensiones peligran en una Catalunya independentista, pero lo ha negado: "Lo dicen los que han vaciado la hucha de las pensiones" y han tenido que pedir un crédito para la paga de Navidad, y que dedicaron más de 60.000 millones de euros al rescate bancario, entre los que hay más de 40.000 que no volverán a los ciudadanos, y ha propuesto aumentar el salario mínimo a niveles europeos.

"Desenmascarar mentiras"

Puigdemont ha reflexionado sobre la campaña electoral, de la que ha dicho que no querían hacer y que no tocaba, pero ha añadido que no les dan miedo las urnas y que está sirviendo para "desenmascarar mentiras", como la de que no existe un 155 'light' y uno duro, ya que todo es lo mismo, y que ha demostrado que las marcas blancas del PP en estas elecciones son el PSC y Cs, ha dicho.

"Esta campaña se ha hecho para que ganen los mal llamados constitucionalistas, para que no podamos competir en igualdad de condiciones, con candidatos en el exilio y candidatos en la prisión", ha criticado.

Cuando la solidaridad te la reclaman como una especie de obligación o una exigencia, y a veces incluso a golpe de porra, deja de llamarse solidaridad En el acto, Ciuró ha defendido las políticas de vivienda como prioridad para la candidatura, con el objetivo de crear viviendas sociales y de regular el alquiler, pero ha dicho que para esto es necesario "hacer un Estado", ya que se requiere capacidad legislativa en asuntos fiscales y tributarios, y ha añadido que no ampararán legalmente la ocupación ilegal.

Ferrer ha explicado que ha sido responsable de urgencias sociales del área metropolitana de Barcelona durante más de una década, y que la crisis que se inició en 2008 ha mostrado que todas las personas son vulnerables y que los servicios sociales no pueden ser solo un conjunto de prestaciones y recursos, sino un "sistema" que sea fuerte.

Ha defendido que tiene que incluir los ámbitos habitacional, sanitario, educativo, laboral y económico, para lo que se requiere una inversión pública importante, y ha propuesto crear un observatorio social para promover la investigación en servicios sociales, actualmente "prácticamente inexistente", y diseñar programas preventivos y asistenciales y su evaluación.

También ha mencionado la iniciativa de fusionar la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (Dgaia) y el Instituto Catalán de la Acogida y la Adopción (Icaa), así como incentivar la acogida familiar, crear un plan de choque para la "crisis migratoria" de los menores extranjeros no acompañados", aprobar la ley de autonomía personal y reorganizar la financiación de los servicios.

El cura Manel Pousa ha afirmado que apoya a JuntsxCat a pesar de que no todos los de su gremio lo vean bien, y ha querido "romper un poco el mito y el tópico" de que los religiosos no pueden hacer política, sobre lo que ha reflexionado que hacer política es relacionarse con el entorno, y que respeta a todas las opiniones.

Ha añadido que a menudo le interpelan sobre su faceta independentista, sobre la que bromea en su trabajo en su barrio con los más necesitados, y ha defendido la necesidad de acompañar a las personas en situación vulnerable a lo largo de todo el proceso, poniendo como ejemplo que una persona drogodependiente requiere este proceso, y no puede salir de la situación solo con voluntad.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.