Dos ejemplares de lobo ibérico
Dos ejemplares de lobo ibérico. EFE

El Juzgado de lo Penal número 1 de Zamora ha absuelto a los cinco miembros de la asociación Lobo Marley que estaban acusados de destrozar unas casetas de caza en los términos de Figueruela de Arriba y de Abajo, de la provincia castellano y leonesa. Entre los absueltos está Luis Miguel Domínguez, presidente del colectivo.

La jueza estima en la sentencia que las pruebas practicadas a lo largo del juicio "no han sido concluyentes" para determinar que los acusados fueran los autores de los hechos imputados.

"Ante la inexistencia de prueba de cargo suficiente debe prevalecer el principio 'in dubio pro reo'", sostuvo la magistrada María Belén Gamazo Carrasco, que argumenta que "en virtud de este derecho nadie puede ser condenado por un hecho del que el tribunal no esté convencido de su certeza".

Los acusados negaron su participación en el destrozo de las casetas de caza, y defendieron que el vídeo que subieron a Internet en el que se les veía derribándolas lo realizaron "otras personas de Lobo Marley" a modo de "montaje". En este sentido, mantienen que las casetas que derriban no son las que figuran en las denuncias, sino "otras sitas en distintos parajes".

La magistrada explica que los agentes de la Guardia Civil que investigaron las imágenes del vídeo "no pudieron comprobar su autenticidad, si era o no un montaje, ni se desplazaron al lugar de los hechos a fin de comprobar 'in situ' si se correspondía con las imágenes".

También considera que "no existe constancia fehaciente" de la fecha en la que se produjeron los presuntos daños, ni siquiera de que fueran esas casetas del vídeo las que se derribaron, como defendían los ecologistas.

La Fiscalía Provincial de Zamora reclamaba hasta 33.600 euros en total a los cinco miembros de la asociación Lobo Marley, así como que se hicieran cargo de una parte de las costas y que indemnizaran a la Junta de Castilla y León y al propietario de las casetas en un total de 4.036 euros.

Éste último pedía dos años y medio de prisión para cada uno, que asumieran las costas del procedimiento y doce euros diarios de multa durante 18 meses. Además, también reclamaba que le indemnizaran con 5.323,14 euros por la supuesta destrucción y 12.225 euros por "la imposibilidad de llevar a cabo su actividad".

"Casetas de la Muerte"

Luis Miguel Domínguez, destacó que se iba con "una magnífica sensación", en el que quedó "patente que hay dos mundos: el de la caza que intenta imputar acciones que no se han cometido, y el de Lobo Marley que pide que se prohíba la muerte del lobo ibérico". "Hemos dejado claro que hay que acabar con esa práctica", afirmó rotundamente el naturalista.

Domínguez achacó esta imputación a que "la acción de Lobo Marley ha evitado que ganaran el dinero que esperaran con las 'casetas de la muerte'". "Hemos puesto el dedo en la llaga del negocio que hay montado en torno a la caza del lobo. Las personas que utilizan esas casetas pueden pagar en torno a 10.000 o 15.000 euros por matar a un lobo", critica.

El naturalista lamentó que "se esté matando al lobo ibérico de manera ilegal con sistemas como el cebo, prohibidos por la ley de Castilla y León para cazar animales". También aseguró que quién debería estar ante el juez es la Junta "para explicar cuántos lobos se matan de esa manera" y no ellos que lo denuncian.

Además, relató que en marzo de este año tuvieron que afrontar una fianza de 50.000 euros que reunieron en una colecta entre decenas de miles de simpatizantes de la asociación. "Creo que Urdangarín no ha pagado tanto", finalizó irónicamente.