Bush
El presidente Bush, en una imagen de archivo. ARCHIVO

El presidente de EE UU, George W. Bush, ha vetado por segunda vez un proyecto de ley que habría extendido la cobertura sanitaria infantil a diez millones de niños de familias desfavorecidas que no pueden acceder a un seguro médico.

Esta ley no da prioridad a los niños pobres y movería al sistema de salud en la dirección equivocada

En una carta dirigida al Congreso, el mandatario estadounidense justifica su decisión al argumentar que la ley permitiría a adultos a entrar en el programa, cubriría a familias con ingresos por encima de la media y aumentaría los impuestos. "Esta ley no da prioridad a los niños pobres y movería al sistema de salud en la dirección equivocada", dijo Bush.

El mandatario resaltó que "el objetivo de EE UU debería ser ayudar a que aquellos niños que no tienen cobertura médica puedan formar parte del sistema privado y no que aquellos niños que ya tienen un seguro privado puedan cambiarse al programa estatal".

El pasado 1 de noviembre, el Senado aprobó esta ley con 64 votos a favor y 30 en contra. La iniciativa habría ofrecido cobertura médica a unos cuatro millones de niños de familias desfavorecidas que no se pueden permitir la contratación de un seguro privado, pero que no son tan pobres como para formar parte del programa público Medicaid.