La búsqueda de un hogar a un precio asequible está dejando a la capital desangelada sin los jóvenes nacidos en la propia ciudad. Este panorama cambiará en los próximos diez años con la nueva política de vivienda que va a llevar a cabo el Ayuntamiento de la capital.

De hecho, en el próximo decenio se construirán 20.564 nuevas viviendas para recuperar habitantes y evitar la fuga de la población al área metropolitana, una tendencia que ha provocado que la ciudad pierda un 3% de la población en los últimos cinco años, frente al crecimiento imparable de los municipios del cinturón.

El objetivo, según explicaba ayer la edil de Urbanismo Isabel Nieto, es ganar 71.000 vecinos hasta 2018,  «con una oferta de viviendas que atienda a sus necesidades». Éste es uno de los ejes sobre los que se desarrolla el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), que aprobará este mes el Consistorio de forma inicial.

Aún así, la asociación de promotores ha anunciado que presentará alegaciones porque consideran «poco ambiciosas» las previsiones en materia de vivienda, ya que se trataría de hacer unas 2.000 al año. El nuevo PGOU se vuelca también en la promoción de las VPO, para las que reserva el 40% del nuevo suelo urbanizable.

De las proyectadas, unas 7.900 serán de VPO y el resto, libres. Otra de las novedades del PGOU es la obligación de hacer dos plazas de parking por piso en las nuevas promociones. Los futuros propietarios obtendrán la primera plaza con la compra de la vivienda y la segunda será opcional.

Vías y accesos, expropiaciones...

El Ayuntamiento necesita el visto bueno de la Junta para llevar a cabo sus planes. Entre ellos, el desarrollo urbanístico de la ciudad por la zona de Canto Grande (protegida), El Fargue y Los Rebites. Además, la revisión del PGOU prevé nuevas vías (acceso de Las Conejeras con el Serrallo, cierre del anillo) y pagos en especie en las expropiaciones a fin de evitar especulaciones urbanísticas con los suelos de la ciudad que cambian de uso.