La Delegación de Medio Ambiente de Granada considera «inviable» el teleférico a Sierra Nevada promovido por un grupo de empresarios granadinos y que apoya el

Ayuntamiento de la capital.

Tras un «exhaustivo estudio del proyecto», dice que tendría un impacto «inadmisible e irreversible» en la flora, fauna, paisaje y yacimientos arqueológicos de Sierra Nevada.

Además, la Consejería de Obras Públicas estima que  el teleférico no supone una alternativa al coche para mejorar el transporte a la estación de esquí, con lo que echa también por tierra el principal argumento ecológico de los promotores: que iba a quitar vehículos de la carretera y, por lo tanto, a reducir las emisiones contaminantes a la atmósfera. Obras Públicas considera que el proyecto no tiene razones de interés público para autorizar su construcción.

El teleférico tendría 19 kilómetros y más de la mitad pasarían por el parque natural de Sierra Nevada. Según Medio Ambiente, su área de influencia abarcaría 64 hectáreas, donde viven 107 especies de aves amenazadas y seis del grupo de florales en peligro de extinción.

Su impacto visual sería considerable: se divisaría a 37 kilómetros de distancia, y desde la Alhambra «se verían diez pilonas del teleférico y seis kilómetros de recorrido», dice Medio Ambiente. Y aunque no entra en el Parque Nacional, «la incidencia es evidente» a efectos de fauna o paisaje.