Charles Manson
Charles Manson, en una imagen en la cárcel. EFE

El asesino en serie Charles Manson padeció durante días una insuficiencia respiratoria, antes de morir de un paro cardiaco el pasado 19 de noviembre en un hospital de Bakersfield, en California. El preso, de 83 años, sufría un cáncer de colon que se le había extendido a otras zonas del cuerpo.

Así lo asegura Associated Press, que se hace eco del certificado de defunción que emitió el lunes el condado de Kern.

Manson pasó los últimos 48 años en prisión y se le denegó hasta doce veces la libertad condicional. Cumplía en total nueve sentencias a cadena perpetua y sumaba centenares de sanciones por mal comportamiento en la cárcel, donde también se grabó en el entrecejo un tatuaje en forma de una cruz gamada.

Su muerte ha generado un proceso judicial por sus pertenencias. Un hombre ha asegurado ser su nieto y un tribunal de Los Ángeles deberá evaluar su petición el 8 de enero, según recoge la agencia de noticias.

El condado de Kern, por otro lado, ha rechazado un testamento presentado por un socio de Manson.