Desde hace un año, el agresor "tenía una orden de alejamiento del centro de salud de Alberite, también por agresión". Debido a esta circunstancia "es por lo que acudió al centro de salud de Lardero, donde después de ser atendido a primera hora de ayer, volvió a última hora para agredir a la médico a la que estuvo a punto de estrangular de no haber sido por la rápida intervención de la enfermera, que también resulto lesionada por mordeduras de este individuo". Ante los gritos de esta, "la ayuda que les presto un paciente que se hallaba en la sala de espera resultó decisiva para evitar males mayores".

Después de estos condenables hechos, curiosamente el asaltante fue conducido por la Guardia Civil hasta el centro de salud de Alberite, donde volvió a ser atendido por el personal sanitario de este centro, compañeros y amigos de las profesionales que habían sido víctimas de este sujeto escasas horas antes.

CSIF indica que ha puesto sus servicios jurídicos y al propio Sector de Sanidad a disposición de las trabajadoras, como así hace con todos los empleados que sufran un ataque, tanto físico como verbal, en el desarrollo de su labor en un centro público a través de un servicio especializado con el que cuenta este sindicato (CSIF Ayuda).

El sindicato muestra su "rechazo frontal" a cualquier agresión a los profesionales sanitarios y no sanitarios que realizan su trabajo de una forma encomiable en unas condiciones laborales precarias marcadas por la falta de personal. Asimismo, recuerda que no es el primer hecho de este tipo y de tal gravedad que ha ocurrido en La Rioja en a penas un año.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.