Garrapata que chupaba sangre a dinosaurios investigada en un estudio
Garrapata que chupaba sangre a dinosaurios investigada en un estudio en el que participa la Universidad de Barcelona. UB

Investigadores han descubierto la primera garrapata que chupaba la sangre a los dinosaurios hace 100 millones de años, y lo han hecho a través del descubrimiento de una pieza birmana de ámbar del Cretáceo que contiene la 'paparra terrible dede drácula'.

El trabajo, que publica 'Nature Communications', lo firman la Universidad de Oxford, el Museo Americano de Historia Natural, el Instituto Geológico y Minero de España y el Institut de Recerca de la Biodiversitat (IRBio) de la Universitat de Barcelona (UB), ha informado el centro este martes en un comunicado.

Por primera vez revela una evidencia directa entre el parasitismo entre ácaros y dinosaurios con plumas, algunos de los cuales evolucionaron hacia el linaje de las aves modernas de final del Cretáceo.

"Este descubrimiento es muy significativo porque es muy difícil encontrar fósiles de parásitos chupadores de sangre en asociación directa con los restos de su huésped", ha explicado el profesor de la Facultad de Ciencias de la Tierra y del IRBio de la UB Xavier Delclòs.

Según Delclòs, se trata del "parásito hematófago más antiguo conocido hasta ahora de la relación de parasitismo entre antrópodos y vertebrados".

Dinosaurio terópodo

La pieza birmana contenía la paparra fósil 'cornupalpatum burmanicum', que está extinguida, y que se encontraba enganchada a la pluma de un dinosaurio terópodo.

El autor principal del trabajo, Enrique Peñalver, "hasta la actualidad no había evidencia científica sobre su rol a lo largo de la evolución".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.