Un mirador, 3.000 aparcamientos, zona comercial y acabada en 2010
El mirador arbolado que rematará la torre.

Dentro de un año, si las condiciones meteorológicas lo permiten, ya será posible apreciar la envergadura de la torre diseñada por el arquitecto César Pelli para Cajasol.

Dentro de dos, los primeros camiones de mudanzas empezarán a viajar entre las actuales oficinas de la caja de ahorros y el primer rascacielos de Sevilla, en la esquina sur de la isla de la Cartuja.

Ayer, la entidad bancaria contó a los sevillanos cómo va a ser el edificio más moderno de la ciudad que se quiere inaugurar en 2010. Que subirá hasta los 178 metros de altura y que tendrá 43 plantas ya se sabía. Lo nuevo es que la última planta no se reservará, como suele ocurrir, para el despacho del señor presidente, sino que se convertirá en un mirador abierto al público.

El mirador, a modo de península, estará rodeado de árboles por todos sus lados menos por uno, el que se orienta hacia la Giralda (ver foto superior derecha), ya que es desde donde más gente querrá mirar. Esa misma orientación, una planta más abajo, tendrán las mesas del restaurante de la futura Torre Cajasol para asegurar así una buena vista a sus comensales.

Plaza de San Francisco

La caja mantendrá su actual sede social en la plaza de San Francisco y limitará el uso del nuevo edificio a su sede operativa. Así, sólo ocupará un tercio del espacio total de las plantas de la torre, todas ellas destinadas a oficinas. El resto, unos 30.000 metros cuadrados, se alquilarán.

Aseguran que ya han recibido peticiones para instalarse allí de más de cien empresas, y eso que serán las más caras de toda la ciudad.

Para que puedan llegar hasta allí, tres plantas de aparcamientos subterráneos darán cabida a unos 3.000 vehículos. Estarán bajo lo que han llamado el «área complementaria». Una amplia zona ajardinada con caminos fácilmente transitables que contará con otros dos edificios, divididos por una calle central (foto de la izquierda) que nace, frente a la entrada a la torre, de una gran plaza pública.

También se sabía que estos dos edificios albergarán una gran área comercial, de restauración y deportiva. La novedad es la inclusión en el proyecto de un nuevo centro de celebración de congresos que incluye una sala con capacidad para 800 personas y otra gran sala modulable de  casi mil metros cuadrados para exposiciones.