RAE
El director de la RAE, Darío Villanueva. RAE

La Real Academia Española (RAE) estudia la inclusión de las palabras 'heteropatriarcado' y 'aporofobia' en la edición digital de su Diccionario, que anunciará modificaciones el próximo 20 de diciembre, aunque otras palabras como 'huérfilo' han sido descartadas para estos cambios.

Así lo ha adelantado el director de la RAE, Darío Villanueva, en una entrevista en la que ha resaltado que ambos términos "están en el circuito de análisis". No obstante, la relación de modificaciones que tendrá el diccionario aún no está "completa" e incluso podría registrar más incorporaciones o descartar otros cambios antes de su presentación definitiva.

Este jueves 14 de diciembre tendrá lugar un pleno al que acudirán distintos representantes de las Academias de la Lengua Española de hispanoamérica y en el que podrían debatirse estos cambios. Asimismo, Villanueva ha reconocido que se trata de "varios miles" de modificaciones y que el Instituto de Lexicografía todavía no tiene "la relación completa".

La inclusión de estas palabras supondría terminar con reivindicaciones que vienen de hace unos años, tanto desde la sociedad civil como desde los expertos del idioma. Así, en el caso de 'heteropatriarcado', fue la propia académica Paz Battaner quien reconocía en una entrevista con motivo de su ingreso en la RAE que esta palabra o 'feminazi', por ejemplo, se "tendrían que introducir si se siguen utilizando".

"Si la sociedad cambia y esto es una reclamación de los ciudadanos habrá que atenderlo", señalaba Battaner, quien agregaba que "habría que ver si ocurre lo mismo en otros países como Francia o Italia, porque el español no vive aislado".

'Aporofobia'

'Aporofobia' es una palabra perfectamente formada a partir de etimología griega y está siendo objeto de estudio En cuanto a 'aporofobia', se trata de un término acuñado por la catedrática de Ética y Filosofía Política de la Universidad de Valencia, Adela Cortina, hace más de 20 años y que hace referencia al rechazo, aversión, temor y desprecio hacia el pobre. "Es una palabra que está perfectamente formada a partir de etimología griega y está siendo objeto de estudio", ha reconocido Villanueva.

Apoyada por numerosos grupos civiles, esta petición se trasladó a la política e incluso llegó hasta el Senado el pasado verano, cuando la Comisión de Justicia aprobó una moción de En Comú Podemos por la que instaba al Gobierno a incluir la aporofobia en el Código Penal para que se considere un delito de odio.

No solo se espera que estos términos acaben reflejados en la nueva edición del diccionario digital, sino que también se aguarda la inclusión de otras aportaciones de palabras latinoamericanas como 'vallenato' -referida un género musical colombiano-, sobre las que el propio Villanueva ya ha mostrado su apoyo.

Por el contrario, el director de la RAE ha avanzado que el término 'huérfilo' -palabra que la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer ha creado para denominar a aquellos padres que han perdido un hijo- no estará finalmente en el diccionario digital. La campaña para incluir esta palabra en el diccionario había recibido el apoyo de caras conocidas como Silvia Jato, Ana Belén, Melani Olivares, Carlos Hipólito y Juan Echanove y contaba con miles de firmas en 'Change.org'.

La RAE ha justificado esta decisión en el hecho de que considera "innecesario crear un neologismo que carece de base filológica". En este sentido, ha recordado que tanto la segunda acepción en el diccionario de 'huérfano' como la definición del adjetivo 'deshijado' ya recogen "la desgracia de quienes pierden un hijo".

'Sexo débil' seguirá

En el fondo de muchas de esas peticiones subyace el deseo de ejercer una forma de censuraRespecto a la polémica reciente sobre el uso de la expresiones 'sexo débil' y 'sexo fuerte', se mantendrá la idea de establecer una marca de uso en la que se indicará que esa primera expresión se utiliza "con intención despectiva o discriminatoria", si bien el director de la RAE ha confirmado que no se eliminará la expresión.

"Nunca vamos a censurar el diccionario y, detrás de muchas de esas peticiones, en el fondo lo que subyace es el deseo de ejercer una forma de censura. Tenemos que recoger lo que existe en la lengua y es un error pensar que, porque se censure el diccionario, va a desparecer el vicio del machismo, de la discriminación y de la ofensa", ha apuntado.

Así, Villanueva ha recordado que el idioma puede "servir para portarse bien y ser educado, pero también para ser un canalla. El problema está en atribuirle a la Academia una voluntad de ofender a las mujeres con algo que ella no ha inventado, pero que tiene que recoger", ha indicado, tras apuntar además que esta expresión de 'sexo débil' también está recogida en otros diccionarios europeos como el francés, el italiano o el inglés.

Preguntado sobre la palabra que, a su entender, ha sido la del año, el director de la RAE ha explicado que por "lo que se ha escuchado y convicción personal", para él sería 'Constitución' y "todos sus derivados".