Los glaciares del Ártico podrían desaparecer en seis años. A partir del año 2013 el Polo Norte podría deshelarse, aunque sólo en los meses de verano. El culpable, cómo no, el cambio climático. Quien ha lanzado esta predicción tan catastrofista es Wieslaw Maslowski, un investigador que tiene bajo su mando a científicos de la NASA, del Instituto de Oceanología y de la Academia de Ciencias de Polonia. Si se fundiera toda la masa helada del Ártico, el nivel del mar subiría 7,3 metros.

Los datos avalan la preocupación de Maslowski. El deshielo registrado en 2006 en Groelandia ha sido el mayor desde que se empezó a medir, en 1979, y un 10% superior al de 2005. De hecho, el volumen de hielo perdido en el último año equivale al doble del hielo de los Alpes.

Y el proceso de deshielo es todavía más rápido en la parte occidental de Groenlandia, donde ha aumentado un 30% desde 1979. El calentamiento del planeta ha hecho que el manto helado que cubre el 80% de Groenlandia (una superficie del tamaño de México) soporte 3,9 grados más de temperatura que en 1991. Estas previsiones son más pesimistas que las de la NASA, que ha estimado que el Ártico se deshelará en 2040.

Pacto climático para 2009

La Cumbre del Clima que se celebra en Bali (Indonesia) contó ayer con la intervención del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que pidió a los 130 países que han acudido a la cita que trabajen para tener preparado un nuevo protocolo climático en 2009, antes de que en 2012 expire el de Kioto. Ban Ki-moon, sin embargo, cree que establecer ahora unos límites concretos para reducir las emisiones de CO2, como pretende la UE y otros países, y a lo que se opone Estados Unidos o China, podría ser «demasiado ambicioso». La ONU quiere que las emisiones contaminantes se reduzcan entre el 25% y el 40%.