Isabel Serra, candidata a la Secretaría General de Podemos Madrid.
Isabel Serra, candidata a la Secretaría General de Podemos Madrid. JORGE PARÍS

Isabel Serra (Madrid, 1989) es una de los dos candidatas a la Secretaría General de Podemos Madrid. Los más de 51.000 inscritos del partido morado en la capital escogen desde el pasado viernes y hasta este jueves a su nueva dirección municipal. Serra, diputada en la Asamblea de Madrid, encabeza la candidatura de los Anticapitalistas y se enfrenta a Julio Rodríguez, el exJemad de Podemos y claro favorito gracias al apoyo de pablistas y errejonistas. En esta entrevista con 20minutos, Serra, que es además portavoz de la dirección autonómica que lidera Ramón Espinar, apuesta por dar más peso a los círculos del partido en la toma de decisiones, intensificar el debate político interno, y construir una lista de unidad popular también para la Comunidad de Madrid.

¿Cómo valora estos dos años de Gobierno de Ahora Madrid? ¿Qué queda por hacer?

Se han hecho muchas cosas positivas, como frenar la venta de vivienda pública a fondos buitre, introducir cláusulas sociales en la contratación pública, avanzar en protocolos anticontaminación y en la renaturalización del Manzanares y también en remunicipalizaciones, aunque deberíamos ir más allá en esto último.

Creo que para seguir poniendo en marcha el programa de Ahora Madrid hay que profundizar fundamentalmente en lo que tiene que ver con el modelo de ciudad, esto es, construir un urbanismo social y sostenible que reequilibre la ciudad, mejorar en políticas sociales y, como decía, avanzar en las remunicipalizaciones de servicios sociales o de las basuras.

¿Y a nivel orgánico, cómo está Podemos en la ciudad de Madrid?

En los círculos se ve una demanda de que estos tengan más peso en las decisiones que toma el Consejo Ciudadano y de que haya más debate político. Por eso planteamos que haya una coordinadora de círculos y que haya un local de Podemos en cada distrito para fomentar los espacios de sociabilización. Además, yo creo que hay una necesidad evidente de hacer más feminista la organización.

¿Es partidaria de reeditar la fórmula de Ahora Madrid?

Sí, soy absolutamente defensora. De hecho creo que nuestra candidatura defiende el proyecto original, ese que fue capaz de aunar al mayor número de actores posibles para ganar el gobierno de Madrid. Hay que empezar a construir ya esa candidatura con el resto de actores, no solamente políticos, sino de la sociedad civil y de movimientos sociales, con dos criterios fundamentales: programa participativo y primarias proporcionales.

Vamos a las primarias. Inicialmente se habló inicialmente de lista única. ¿Por qué no fue posible?

En Podemos siempre hemos defendido los debates abiertos y la democracia en la que inscritos e inscritas deciden sobre orientación del partido y los miembros de los órganos de dirección. La otra candidatura hace constantemente un discurso de unidad, confunde unidad con uniformidad y digamos que rechaza la diferencia, cuando creo que habría que asumirla como un valor. Tuvimos conversaciones, pero los planteamientos que nosotros poníamos sobre la mesa, sobre modelo de ciudad, relación con el PSOE y construcción de una candidatura como la de Ahora Madrid no fueron atendidos por el resto de actores que se presentan.

Anticapitalistas pactó a nivel autonómico con el sector de Espinar, que ahora apoya a Rodríguez. ¿Por qué no ha habido un acuerdo similar en esta ocasión? ¿No es un error quedarse fuera del consenso mayoritario?

Creo que hemos sido los más coherentes. Los ejes en base a los que llegamos a un acuerdo a nivel autonómico eran, en primer lugar, construir una organización cada día más democrática y, en segundo lugar, que tendríamos una relación con el PSOE de no subalternidad y de búsqueda de acuerdos desde fuera del Gobierno. Esos son dos ejes que nosotros mantenemos. Lo que no sé es si el resto de candidaturas los mantienen, porque no he podido discutir con Julio [Rodríguez].

Precisamente usted ha planteado un cara a cara entre candidatos que no se ha producido. ¿Por qué?

Yo me dirigí a Julio [Rodríguez] para pedirle una conversación telefónica en la que quería convencerle de celebrar un debate, y me derivó a otra persona. También le enviamos un correo a la candidatura para pedirles ese debate. Yo creo que su negativa responde a una estrategia de invisibilización, y el daño no me lo hace a mí cuando no debate conmigo, sino que falta a la democracia de Podemos y sobre todo a que los inscritos e inscritas puedan decidir y votar con las herramientas suficientes para hacerlo. No entiendo el miedo a que tengamos un debate.

El concejal José Manuel Calvo, que va en la lista de su rival, dice que Rodríguez es la garantía de que en Madrid no haya al frente un radical que pueda montar lío en cualquier momento. ¿Se reconoce en esa descripción de "radical que puede montar lío"?

No, yo me reconozco como una persona que ha construido este proyecto desde sus inicio y, de hecho, me atrevo a pensar que estoy desde antes que Calvo. Me parece que Calvo, cuando hace estas declaraciones, las hace respondiendo a qué beneficios tiene que gane su candidatura, y lo único que sabe decir es que no gane la contraria. Me parece una falta de argumentos absoluta.

Si es la secretaria general, ¿irá en las listas al Ayuntamiento?

No me lo estoy planteando. Ahora mismo soy diputada de la Asamblea de Madrid, creo que tengo un trabajo fundamental que desarrollar aquí esta legislatura y que puedo aportar mucho en términos de políticas sociales.

¿Dejaría el cargo de diputada autonómica?

No, desde luego no voy a dejarlo de aquí a que acabe la legislatura, tengo un compromiso con mis votantes y con el conjunto de madrileños. Posteriormente veré si dejo la política o continúo como diputada, pero no estoy pensando en el Ayuntamiento.

Se ha especulado con la posibilidad de que su rival, Julio Rodríguez, acabe postulándose como recambio de Carmena si ella no repite como candidata. ¿Cree que intenta colocarse en esa posición?

Creo que la candidatura de Julio Rodríguez intenta decir que nosotros vamos contra Carmena, pero lo que hemos leído hasta ahora es que Julio se presenta como posible sucesor de Carmena, de modo que, en ese sentido, son ellos quienes están poniendo en cuestión la propia figura de Carmena.

¿Y Anticapitalistas cuestiona de algún modo la figura de Carmena o si decide repetir es la mejor candidata?

Yo creo que la ciudad de Madrid no ha tenido nunca una alcaldesa tan buena como Manuela Carmena, y creo que si se presentase a unas primarias de Ahora Madrid ganaría ese proceso.

¿Contaría con su voto?

Tendría que valorar al resto de candidatos, pero en todo caso, lo que consideramos fundamental es que haya una candidatura de unidad popular. Eso es lo que nos permitió ganar en 2015.

En ocasiones da la impresión de que en el Gobierno municipal hay división o, al menos, descoordinación. ¿Debe Carmena tener más poder en la confección de las listas y equipos? ¿Qué se puede hacer para lograr una mayor unidad?

Carmena se tiene que presentar a unas primarias donde los votantes elijan al conjunto de integrantes, y no a unas donde se vote a equipos cerrados. Respecto a la imagen de falta de cohesión que da a veces el Gobierno de Ahora Madrid, creo que hay que mejorar en términos de debate político, tanto dentro del grupo de concejales, para que vayan a votar con las cosas debatidas, como en la mesa de coordinación de Ahora Madrid.

Quería preguntarle por la candidatura a la Comunidad de Madrid. ¿Es Íñigo Errejón el mejor candidato? ¿Estamos dando por hecha su candidatura antes de tiempo?

Está dada por hecho a mi juicio erróneamente desde que Pablo Iglesias lo nombró como futuro candidato a la Comunidad de Madrid. Yo, frente a esto, siempre he dicho que Errejón, como cualquier otro, tiene que presentarse a unas primarias. Me parece un buen candidato, aunque mantengo diferencias políticas con él y creo que tiene que haber un proyecto similar al de Ahora Madrid en el nivel autonómico para no presentarnos solo como Podemos.

¿Cuáles son esas diferencias con Errejón?

En lo organizativo, Errejón apoyó más la máquina de guerra electoral y nosotros decíamos que había que acumular fuerzas en lo social y construir una organización más democrática. En segundo lugar, hay diferencias en torno a la relación con el PSOE.

Anticapitalistas ha criticado duramente la operación Chamartín y su documento político dice que es el primer proyecto de una nueva fase que se plantea en los mismos términos que la que nos llevó a la ruina en 2008. ¿Cuáles son los puntos de discrepancia?

Es un proyecto faraónico que plantea construir el equivalente a 26 torres como las cuatro torres del norte de Madrid, y que tendría viviendas de lujo que no responden a la demanda de vivienda pública de los sectores más precarizados. Por tanto, me parece una concesión innecesaria a un modelo especulativo financiero de crecimiento del que hay que huir.

Quería preguntarle por la intervención de las cuentas del ayuntamiento de Madrid. Anticapitalistas llegó a plantear incluso la posibilidad de desobedecer esa intervención. ¿Es eso viable? ¿Qué puede hacer el Ayuntamiento?

Es una intervención absolutamente arbitraria y pone de relieve que gestionamos mejor y que, aunque lo hagamos, nos van a seguir atacando por una cuestión política. Creemos que hay tres cosas que podemos hacer: llamar a una movilización contra Montoro, generar solidaridad entre los municipios amenazados por Montoro y plantar cara a Montoro con medidas que sean un desafío para él, como la renegociación de la deuda.

En el documento político de la candidatura se dice que una relación muy estrecha con el PSOE podría ser un lastre a la hora de realizar cambios profundos. ¿Es viable el cambio sin el PSOE habida cuenta del juego de mayorías que hay en Madrid? ¿Cuál debe ser esa relación con el PSOE? ¿Rechaza cualquier posibilidad de que entrase en el Gobierno?

El PSOE tiene más interés en su proyecto propio que en los beneficios para la ciudadanía madrileña. Creo que una entrada en el Gobierno sería negativa y que es poco ambicioso buscar los aliados en el PSOE. Esto no quiere decir que no haya que llegar a acuerdos con el PSOE, de hecho todas las políticas que aprueba Ahora Madrid las aprueba gracias al PSOE, pero, por ejemplo, cuando Ahora Madrid plantea que el IBI se reduzca en función de la renta, el PSOE hace que no se haga de forma progresiva y pone palos en la rueda al Gobierno de Ahora Madrid.

¿Pero, o Ahora Madrid tiene mayoría absoluta o necesitará pactar con el PSOE antes que con PP o Ciudadanos, no?

Claro, y me parece lógico que para votar sí a la investidura de Ahora Madrid plantee condiciones en torno al programa. Habrá que llegar a acuerdos con el PSOE para que sea posible ese Gobierno, pero no desde dentro del Gobierno sino desde fuera.

¿Hasta qué punto preocupa la situación en Cataluña y la tendencia a la baja sostenida en el tiempo de Podemos en las encuestas?

Podemos nació para defender la democracia social y los derechos sociales de las mayorías frente a las élites, y por tanto el campo político no se jugaba como el PP intenta, dividiendo entre independentistas y unionistas. En ese sentido, es más difícil que se entienda la postura de Podemos porque no se sitúa en uno de esos polos. Ahora, yo creo que a largo plazo se va a constatar que Podemos, al defender un referéndum pactado y con garantías, es quien tenía razón y que se entenderá mucho más nuestra postura.

Consulta aquí más noticias de Madrid.