Viajar en metro o autobús por Madrid será más caro a partir del 1 de enero, cuando entrarán en vigor las nuevas tarifas aprobadas ayer por el Consorcio Regional de Transportes. Los usuarios pagarán un 4,1% más de media a partir de esa fecha.

El Consorcio se ha basado en el IPC actual (4,1% en noviembre) para fijar las nuevas tarifas. Sin embargo, la subida de precios será casi un punto mayor que el aumento del IPC previsto por el Gobierno para 2008 (3,3%).

El billete que más se encarecerá es el combinado, que permite viajar en Metrosur, Metronorte y Metroeste (8,5% más). El billete sencillo y el suplemento de la T4 costarán lo mismo: un euro. El abono mensual de la zona A, el más utilizado por los usuarios del suburbano, se ha encarecido un 52% desde 2000.

Para el PSOE, esta subida «desincentiva el uso del transporte público». La Comunidad relaciona el aumento con el encarecimiento del carburante (un 15%). Pero la Unión de Consumidores rechaza esta «excusa; el suministro básico de Metro es la electricidad y los autobuses sólo gastan un 14% en gasolina».

Las nuevas tarifas se aprobaron con 14 votos a favor (Comunidad, Ayuntamiento, CC OO, empresarios y PP). En contra se situaron los consumidores y el representante socialista de la Federación Madrileña de Municipios. Los dos miembros del Estado se abstuvieron y UGT no se presentó a la votación.

También subirán los taxis

El encarecimiento del transporte público se añade a la subida de tarifas ya anunciada para los taxis. El Ayuntamiento propuso al Consejo Regional de Precios una subida media del 4,8%, que se notará especialemente en los bolsillos en las noches de los viernes, cuando la bajada de bandera costará un 59% más que hasta ahora. Nadie está de acuerdo con las tarifas propuestas. Ni los clientes, que la ven «excesiva», ni los taxistas, que piden un aumento mayor por las noches. Este viernes, dos asociaciones de chóferes han convocado una concentración que podría congestionar Cuatro Caminos.