Si los empresarios se guiaran exclusivamente por criterios de gastos a la hora de contratar a un hombre o a una mujer, la decisión sería bastante fácil. Un estudio de la Consejería de Economía asegura que el coste que supone dar empleo a una fémina en Andalucía es mucho menor que en el caso de un varón. Concretamente, las empresas se gastan al mes una media de 1.214 euros en cada puesto de trabajo desempeñado por una mujer, mientras que los de sus compañeros requieren cerca de 2.000 euros.