El director de Policía y Guardia Civil, Joan Mesquida, ha sancionado finalmente con un año de suspensión de empleo y sueldo al secretario general de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), Joan Miquel Perpinya, por la manifestación celebrada el 20 de enero pasado en Madrid y a la que la Junta Directiva de AUGC al completo y centenares de agentes acudieron de uniforme, según la resolución de la sanción.

Asimismo, han sido sancionados con seis meses de empleo y sueldo el entonces secretario de Comunicación de AUGC, Juan Antonio Delgado Ramos, que ejerció como conductor del acto, y con tres meses el resto de los 19 expedientados, entre miembros de la Junta Directiva Nacional de la Asociación y secretarios provinciales. Ninguna de estas sanciones implica la pérdida de destino.

A la manifestación acudieron miles de personas y unas 700 vistiendo el uniforme pero desarmados

En la resolución, que lleva la firma de Mesquida, se recuerda que el Consejo Superior de la Guardia Civil, integrado por todos los generales del Cuerpo en activo, había propuesto penas más duras, incluida la expulsión de Perpinyá.

Alarma social

Asimismo, se acusa a los sancionados de crear "alarma social" al sugerir a los ciudadanos que aquellos que "están para protegerlos y servirlos" se sienten "capaces de saltarse las órdenes de sus superiores y sus propias normas de actuación".

Según la Brigada Provincial de Información de la Policía, a la concentración, convocada bajo el lema 'Derechos Ya', acudieron miles de personas y unas 700 vistiendo el uniforme, pero desarmados, una cifra de personas uniformadas que AUGC elevó en su momento a 3.000.