Entrevista de trabajo
Un joven en una entrevista de trabajo. GTRES

A la hora de aspirar a un puesto de trabajo, ¿qué es lo más importante? ¿Nuestro curriculum, nuestras referencias, nuestros títulos o la entrevista de trabajo? Parece que ésto último. Dos de cada tres empresas utilizan la entrevista personal como factor clave en el proceso de selección de candidatos, según el Informe de Tendencias en RRHH de Randstad.

En concreto, este estudio asegura que el 63% de las compañías considera la entrevista personal como el factor determinante a la hora de elegir a un nuevo trabajador que incorporar a su plantilla. En segundo lugar se sitúa la comprobación de referencias (12%) y, tras esto, las pruebas de conocimientos (11%), la verificación de títulos académicos y la entrevista por competencias (4%).

El informe de esta empresa de trabajo confirma lo que sabemos: ninguna empresa nos va a contrarar si no resultamos convincentes en la entrevista cara a cara. De manera que, una vez más, repasamos las pautas que nos conviene seguir a la hora de preparar la entrevista de trabajo. Randstad nos da estos consejos:

Seguridad
En primer lugar, el candidato deberá reflejar seguridad a lo largo de toda la entrevista. Una posición segura, elegante y decidida comunicará al reclutador que el candidato es capaz de controlar situaciones bajo presión. La proactividad es otro elemento que el profesional puede comunicar de una forma sutil. Actualmente, demostrar que se tiene una actitud de proponer soluciones aportando elementos diferentes a los esperados es un elemento muy demandado por las empresas.

Crear y saber comunicar una marca personal es ya un aspecto claveDiálogo elocuente
Es necesario adoptar también un diálogo elocuente, es decir, un discurso correcto y adaptado al tipo de empresa. Por muy cercano que pueda parecer el reclutador, el candidato no puede cometer el error de caer en un discurso demasiado coloquial.

Evita muletillas
Es conveniente que el candidato se grabe previamente, simulando una entrevista personal, para poder detectar las posibles incoherencias y usos incorrectos del lenguaje para, posteriormente, trabajar en su perfeccionamiento. En especial, el profesional deberá prestar atención al posible uso de muletillas para, una vez identificarlas, poder evitarlas durante la entrevista.

Interioriza el CV
En segundo lugar, el profesional tendrá que tener muy interiorizado su CV, ya que esta es su principal herramienta. Se recomienda adaptar el discurso de explicación del CV a cada oferta de trabajo, sin recurrir a generalidades ni repetir varias veces los mismos conceptos.

Ten una marca personal
Randstad detecta que la creación de una marca personal es un aspecto cada vez más importante a la hora de afrontar una entrevista personal. Es recomendable que el candidato comunique esta marca personal durante el diálogo con el reclutador, de tal forma que no existan incoherencias en el discurso. El trabajo de una buena marca personal comienza con un buen CV y continúa con un intenso trabajo de los perfiles sociales y profesionales del candidato. Cada vez más, las redes sociales se cuelan en las entrevistas de trabajo, momento en el que el profesional puede aprovechar para explicar cómo utiliza sus diferentes perfiles.

Estar al día
Lo idóneo es demostrar que el candidato está al día de todas las noticias del sector, que comparte contenido de interés desde el punto de vista profesional y, en general, que se nutre de todas las posibilidades que ofrecen hoy en día los perfiles sociales. Del mismo modo, si el profesional mantiene una coherencia entre su discurso durante la entrevista y sus perfiles profesionales, habrá comunicado de una forma acertada su marca personal.

Refleja una posición segura, elegante y decidida, y adopta un discurso elocuenteConoce tus debilidades
Existen preguntas que, de forma habitual, suelen repetirse en casi todas las entrevistas personales. Este es un aspecto que dará una ventaja al candidato, ya que podrá preparar previamente las respuestas más idóneas. Randstad detecta algunas preguntas que son comunes en las entrevistas de empleo. La primera y más habitual tiene que ver con las posibles debilidades del candidato. Negarlas no es una opción, pero sí hablar de ellas demostrando que el profesional sabe cómo superarlas. Es decir, el candidato deberá demostrar capacidad de crítica y autoconocimiento y comunicar una o dos debilidades al mismo tiempo que informar de cómo las afrontará.

Exhibe tus fortalezas
A la pregunta “¿Por qué deberíamos contratarte?” el candidato debe mostrar confianza y no tener miedo de decir que, sinceramente, cree que es la mejor persona para desempeñar el trabajo para el que se le está entrevistando, explicando los motivos por los que su candidatura se adecúa a la oferta de trabajo. Esta pregunta puede ser una gran oportunidad, que se deberá aprovechar sin exagerar, centrándose en resaltar las características que diferencien al candidato de los demás. Otro buen método para marcar la diferencia en esta pregunta es investigar acerca de la empresa en cuestión y destacar algunas de las habilidades que puedan encajar en sus necesidades u objetivos corporativos.

Muestra interés
Por último, ante la posibilidad de que el reclutador pregunte al candidato si este tiene alguna pregunta, el profesional deberá mostrar interés por la compañía. Es decir, tras previamente informarse sobre la empresa y el sector, el candidato puede realizar alguna pregunta relacionada con los últimos productos o servicios de la empresa, por ejemplo. De este modo, la empresa verá que el candidato es una persona interesada y aspira a formar parte del equipo.