La lavadora es uno de los electrodomésticos que más trabajan. Y eso hace que, de vez en cuando, surjan averías, que suelen ser especialmente molestas. Para tener la lavadora siempre en buen estado puedes seguir unos sencillos consejos:

UBICACIÓN.- Debe estar totalmente nivelada para que no haya vibraciones en el centrifugado, evitando así, entre otras cosas, un ruido muy molesto.

CAJÓN DEL DETERGENTE.- Se debe extraer y limpiar periódicamente para que no obstaculice la llegada del producto a la ropa.

FILTROS.- La rejilla que hay junto a la toma de agua se limpia colocándola bajo un gran chorro de agua. Si está obstruido, al comenzar el lavado no admitirá agua. El filtro de la parte inferior del frontal se extrae girando la tapa en el sentido inverso a las agujas del reloj. Impide que los objetos desprendidos durante el lavado lleguen a la bomba. Si está obstruido, no se desalojará el agua del tambor.

EXTERIOR.- Los restos de detergente que caigan fuera de la lavadora se limpian con un trapo con agua jabonosa y se secan con una bayeta.

GOMA.- Conviene secar la goma con un trapo o dejar las puertas abiertas hasta que se seque.

ÓXIDO EN EL TAMBOR.- Se elimina con productos que contienen cloro, pero nunca con estropajos de acero.

¿Sabías que...

... una obstrucción en el cajón del detergente puede hacer que la lejía salga en un lavado no deseado? ... desenchufarla puede evitar cortocircuitos debidos a picos de tensión?