Los Mossos d’Esquadra se han hecho cargo de la investigación del robo que se produjo la noche del sábado en el domicilio particular del cónsul de la Federación Rusa en Barcelona, Dimitry Kazimirov, en el que los asaltantes, a parte de joyas y otros objetos de valor, se llevaron la llave de la caja fuerte del consulado, ubicado en el número 34 de la avenida Pearson de Barcelona. El propio cónsul declaró que se ha limitado a expresar su extrañeza por el robo de la llave y eludió hacer más comentarios.