Instala un vestidor en tu habitación
Elegante.

Sacar el máximo rendimiento a cada centímetro es el eje principal de los diseñadores y fabricantes de vestidores. Se trata de habitaciones, a modo de armarios empotrados, donde las puertas no son necesarias. Un espacio codiciado y deseado por los más coquetos que permite tenerlo todo perfectamente ordenado y a la vista.

Un espacio codiciado y deseado por los más coquetos

Sus elementos básicos son: la barra de perchas para trajes, pantalones, camisas, vestidos y faldas; baldas y estanterías donde colocar jerseis y camisetas; bancadas con tapa, para almacenar la ropa de verano o invierno fuera de temporada; cajones de cristal transparente o madera para prendas interiores; zapatero y espejo.

Además, se pueden colocar objetos extras para un mayor confort, como una alfombra para poder descalzarse mientras se escoge y se prueba la ropa, y una butaca para poder probarse los zapatos cómodamente. El espejo es fundamental para completar el ritual de vestirse.

Las medidas ideales para instalar un vestidor son un ancho mínimo de 2 m por 55 cm de profundidad. Lo ideal es colocarlo con forma de U, pero si no hay espacio, se puede diseñar en forma de L o con un solo frontal.

Elegante. Como un mueble más o formado por estantes y barras que lo dejan suspendido en el espacio, el vestidor puede integrarse estéticamente en el diseño de todo tipo de dormitorios.

* Metropolitan Closet Company.

Clásico. La situación del vestidor depende, en gran medida, del espacio y la organización de que disponga la casa. Lo ideal es que se encuentre cerca del dormitorio principal o del baño, su ubicación más práctica. En este caso se ha integrado en el dormitorio para crear una suite.

* Isabel Peletier para El Corte Inglés.

Práctico. Hay pequeños detalles que ayudan mucho, como los ganchos para cinturones o unos cajones compartimentados para joyas o ropa interior.