¿Por qué no destrozan sus regalos?
El envoltorio de una de las cajas regalo de Indautxu es una de sus consecuencias.(B.H.)
Bilbao es una ciudad cívica, sobre todo si se compara con otras, pero siempre hay algún gamberro o pequeñas hordas guiados por simuladores de Atila que juegan a destrozar. El envoltorio de una de las cajas regalo de Indautxu es una de sus consecuencias.