Armados y peligrosos en cualquier rincón
Una pistola dentro de una bolsa de plástico , un agente retira un machete y cacheo del agresor de un policía (FRANCISCO GONZÁLEZ).
Ciudadanos que no están fichados esconden su ‘artillería’ particular en el coche. Son controles policiales de rutina... con sorpresa. Los agentes se encuentran de todo, últimamente, cuando abordan a los conductores con la única intención de verificar que circulan con carné, seguro y los papeles en regla de su vehículo.

 Un balance de las últimas semanas revela, por ejemplo, algunos casos especialmente llamativos.

Un machete de dimensiones medianas hallado en un registro a un turismo en la avenida Caja de Ahorros (Vía Parque) o incluso una pistola, con balines de bolas de plástico duro, en la plaza Gabriel Miró. Su portador también llevaba una pequeña navaja, dinero y, tras prestar declaración en Comisaría Centro, quedó en libertad.

Y los hay aguerridos cuando se les sorprende, como el joven que intentó pegar a un agente de la Policía Local, al que arroparon otros compañeros y pudieron arrestarle, en el Mercado.

Y el último incidente, que pudo acabar en tragedia, en El Campello, donde un joven quitó el arma a un guardia civil de paisano y apretó el gatillo, pero el seguro estaba echado, por fortuna.

En previsión de estas sorpresas, Policía Local y Nacional efectúan los controles de forma conjunta.