Descarrilamiento tren
Técnicos de Adif trabajan en las labores de reparación de la vía afectada. JOSÉ MANUEL VIDAL/EFE

La jueza de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Marchena (Sevilla) ha abierto una investigación tras el accidente de tren ocurrido el pasado día 29 de noviembre entre las estaciones sevillanas de El Sorbito y Arahal, que se saldó con 37 personas heridas, dos de ellas graves, y solicitará a Renfe y Adif un informe sobre el contenido de la caja negra.

La caja negra determinará, entre otras cuestiones, la velocidad a la que iba el trenEn este sentido, fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) han informado a Europa Press de que la jueza acaba de recibir el atestado policial y ha incoado diligencias previas, en el marco de las cuales tiene previsto solicitar varios informes a Renfe y Adif.

El objetivo, según las fuentes, es "conocer el estado del convoy y la influencia en éste de la situación meteorológica, así como el contenido del visionado de la caja registradora jurídica (la caja negra)", la cual "indicará, entre otros datos, la velocidad a la que se conducía el tren".

Estos informes, que se espera lleguen al Juzgado "en unos meses", servirán a la jueza "para determinar si hay base jurídica penal para seguir con la investigación" y entonces, entre otras cosas, llamar a declarar a testigos y peritos.

Fue el pasado miércoles cuando se produjo el descarrilamiento de un tren de media distancia de la línea Málaga-Sevilla entre las estaciones sevillanas de El Sorbito y Arahal, en la línea de bifurcación de Utrera-Fuente de Piedra, resultando heridas 37 personas, dos de las cuales fueron ingresadas en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla con heridas de gravedad.

Los heridos ingresados en el Virgen del Rocío son un empleado de Adif que sufrió una fractura de pelvis y fue intervenido, así como una mujer que sufrió un traumatismo en la columna y que evoluciona también favorablemente tras ser operada "satisfactoriamente".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.