El presidente de la Confederación Hidrográfica del Miño Sil (CHMS), Francisco Marín, ha informado de que "por primera vez" el agua que llega a Portugal no cubrirá el mínimo trimestral acordado por el convenio internacional de Albufeira (1998) y, que si no fuera por la situación de "excepcionalidad" de la sequía, la Confederación "estaría obligada a desembolsar agua" hacia el país vecino.

Así lo ha señalado este lunes, tras la reunión de la Oficina Técnica de la Sequía en Ourense, en la que los datos analizados han constatado una caída de un 65% de las precipitaciones medias desde el uno de octubre, que los caudales "están bajísimos" y que en los ríos de menor entidad "no se puede hacer nada" para mantener el caudal ecológico.

Marín ha puesto como ejemplo el caso del Río Miño, que en su tramo superior (por encima del embalse de Belesar) porta sólo el 10% del agua que debería llevar en estas fechas; mientras que a partir de ese embalse "lleva el 20% del agua que debería circular".

De hecho ha explicado que en Lugo, lo normal en estas fechas sería que por el cauce del Río Miño circulasen 53 metros cúbicos de agua por segundo, pero que en estos momentos sólo circulan 5,25 metros cúbicos.

"En Ourense la media debería ser de 204 metros cúbicos por segundo, pero están circulando 34; mientras que en Salvaterra están pasando 64 metros cúbicos por segundo, de una media de 286", ha abundado Marín.

"Los datos son peor que el año pasado", ha explicado Marín tras dar a conocer que en el último año hidrológico (desde el 30 de septiembre) han llovido 100 litros por metro cuadrado, muy por debajo de la media habitual de 270 litros; y que los embalses se encuentran al 40,9% de su capacidad "18 puntos por debajo de la media".

CONSECUENCIAS PARA PORTUGAL

La situación de "excepcional sequía" que vive Galicia también tendrá consecuencias para Portugal. En este sentido, Marín ha explicado que desde que hace 19 años se firmó el Convenio de Albufeira (que regula el aprovechamiento de las cuencas hidrográficas conjuntas entre España y Portugal) "por primera vez no se va a cumplir el valor trimestral" del volumen de agua que llega al país vecino.

Así, desde el pasado 1 de octubre por el embalse de Frieira tendrían que haber pasado 440 hectómetros cúbicos hasta Portugal "pero sólo ha pasado la mitad (201)". "Si este año no fuera excepcional estaríamos obligados a desembolsar agua", ha aclarado.

Para el presidente de la CHMS "las grandes ciudades no van a tener problema de abastecimiento" en caso de que las precipitaciones se mantengan a un nivel similar que el pasado año hidrológico 2016/17, "el peor" registrado por el ente público.

De hecho, Marín ha mostrado su esperanza en que se cumplan las previsiones de la Agencia Americana de Meteorología, que señalan que a partir de mediados de diciembre, en enero y febrero "las precipitaciones serán más abundantes de lo normal".

La Oficina Técnica de la Sequía tiene programada una reunión de la Junta de Gobierno y el Consejo del Agua de la demarcación Miño-Sil, el próximo 13 de diciembre, para informar a sus miembros (administrciones, asociaciones ecologístas, hidroeléctricas y usuarios de regadíos) la situación que tendrían que afrontar en caso de que se agrave la sequía.

Consulta aquí más noticias de Ourense.