La concesionaria de abastecimiento de agua en Vigo, Aqualia, ha advertido en un informe remitido a la Xunta que, de mantenerse las actuales condiciones de sequía y caudal ecológico, el agua del embalse de Eiras (que abastece la ciudad olívica y varios municipios más) dejaría de ser potable en un plazo de 25 días.

Así lo explica la empresa en dicho informe, al que ha tenido acceso Europa Press, en el que detalla que, a medida que va bajando el nivel del embalse (actualmente en el 38,7 por ciento), empeora "la calidad del agua bruta". Teniendo en cuenta las simulaciones y según los análisis realizados en la salida de la potabilizadora del Casal, estima que al llegar a la denominada cota 210, el agua dejará de ser apta para el consumo humano.

En las analíticas realizadas por la empresa, tomando muestras de agua en profundidad por debajo de la cota 210, se aprecian valores que superan los 1.000 ppb (partes por billón) de hierro, lo que supone que el agua no es potable.

"En consecuencia, hay que intentar retrasar todo lo posible el tener que tomar de esta zona del embalse, ya que tendría una importante afección a la calidad del agua bruta", concluye el informe, en el que la empresa reclama, teniendo en cuenta este riesgo y el hecho de que ya se han adoptado todas las medidas posibles de ahorro, que se reduzca el caudal ecológico de la presa a 150 litros por segundo, para evitar que su nivel siga descendiendo tan rápido.

La concesionaria también señala que, según sus estimaciones, si se reduce el caudal ecológico hasta ese punto, y si se reduce también el caudal de Zamáns hasta 12 litros por segundo, las reservas de agua en ambas presas "garantizarían el suministro durante 75 días".

RESPUESTA DE LA XUNTA

Ante esta situación, Augas de Galicia (Consellería de Medio Ambiente) ha trasladado su disposición a estudiar la reducción del caudal ecológico, "esta vez con el fin principal de garantizar la calidad del agua", tras "reconocer el Ayuntamiento los déficits de funcionamiento" de la estación potabilizadora.

La Xunta ha precisado que, con el actual volumen embalsado y en circunstancias normales, debería poder garantizarse el suministro de agua potable, y ha lamentado que no pueda hacerse más allá de esos 25 días por un mal funcionamiento de la potabilizadora del Casal, "de titularidad municipal".

A ese respecto, la consellería ha confirmado que la Dirección Xeral de Saúde Pública, que ya realiza controles periódicos en la red de abastecimiento de Vigo (y advierte al Ayuntamiento si hay problemas, para que tome medidas), realizará "un seguimiento" de la actuación municipal para garantizar la seguridad y calidad del agua de consumo humano. "Además, mantendrá la vigilancia para determinar, si fuera necesario, las medidas preventivas que estime oportunas para reducir los riesgos para la población", ha subrayado.

CABALLERO

Por su parte, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, en una rueda de prensa, ha dado por hecho este viernes que la Xunta accederá finalmente a reducir el caudal ecológico del embalse de Eiras a 150 litros por segundo.

El regidor ha reconocido que "ya se ve turbidez" en el agua de la traída, debido al bajo nivel en el que se encuentra la presa, aunque ha aseverado que está "perfectamente garantizado que el agua es potable".

Por otra parte, ha advertido de que la reducción del caudal y la construcción un pequeño trasvase desde el río Verdugo son soluciones de emergencia, y hay que "buscar una solución definitiva y permanente". A ese respecto, ha recordado que, como se ha demostrado, el embalse de Eiras "no aguanta una sequía de ocho meses" y "no hay donde almacenar más agua"

Con respecto a la posibilidad de que, llegado el caso, se declarase una situación crítica y se plantease el suministro de agua llevada en barcos, Caballero ha reiterado que esa solución tiene una gran complejidad técnica y un coste tal, que el Ayuntamiento no podría asumirlo. "Solo podría asumirlo el Gobierno de España, y seguramente con apoyos europeos", ha abundado.

TRASVASE

Finalmente, en relación con el pequeño trasvase (bombeo) de agua desde el río Verdugo, la Xunta ha confirmado que ya ha puesto en marcha la tramitación de esta actuación por la vía de emergencia, toda vez que ya se han cerrado, con el Ayuntamiento de Vigo los términos del convenio para la ejecución de la obra.

Los trabajos serán llevados a cabo por Augas de Galicia, con el fin de apurar plazos, y la Xunta pondrá un 20 por ciento de la financiación, mientras que el resto correrá a cargo del Ayuntamiento olívico.

Caballero ha vuelto a señalar que debería ser la administración autonómica la que asumiera el cien por cien del coste, puesto que "es su competencia" garantizar el suministro, y dado que Eiras abastece a varios municipios. "Llama la atención que los otros ayuntamientos no financien nada, pero no vamos a discutir, porque no lo queremos retrasar, es un tema vital para Vigo", ha sentenciado.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.