Audiencia Provincial de Alicante
Audiencia Provincial de Alicante EUROPA PRESS

Según la resolución judicial, por estos hechos, que tuvieron lugar en noviembre de 2015 en una finca de l'Altet (Elche), el acusado ha sido condenado a 12 años de prisión por asesinato en grado de tentativa con el agravante de parentesco; a nueve meses por quebrantamiento de la orden de alejamiento; a 14 meses por allanamiento de morada y a otros nueve meses más por tenencia ilícita de armas. Además, tendrá que pagar a la víctima una indemnización de 37.500 euros por las heridas sufridas.

Según el relato recogido en la sentencia de la Audiencia Provincial, víctima y acusado habían mantenido una relación durante 11 años fruto de la cual habían tenido un hijo. No obstante, en octubre de 2015, tras la separación, un juzgado de Calatayud (Zaragoza) dictó una orden de alejamiento de 150 metros contra el acusado respecto de su expareja, de manera que ésta decidió trasladarse a vivir a Alicante a casa de sus padres.

Así, siempre según el relato recogido en la sentencia como hechos probados, el 10 de noviembre de 2015 el condenado se desplazó desde Aragón hasta Alicante portando en el coche cartuchos de escopeta, un pasamontañas y una carta en la que "explicaba los motivos de su actuación así como la intención de acabar con la vida de la que había sido su pareja".

Al llegar a la finca de los padres de la víctima, el acusado saltó la valla y se dirigió a un cobertizo donde el que fuera su suegro tenía guardada una escopeta, la cogió y se dirigió a la casa de invitados donde solía pernoctar su expareja con el hijo de ambos; no obstante la víctima esa noche decidió pasarla en la casa principal junto a sus padres porque había recibido una llamada desde Calatayud en la que le alertaban de que el acusado había salido de viaje.

El ahora condenado estuvo toda la noche "vagando por diversas estancias de la finca, llevando consigo la escopeta", según continúa el escrito, y con el pasamontañas puesto. Ya por la mañana, la mujer salió de la casa principal para ir a la casa de invitados, momento que aprovechó el acusado para seguirla. La víctima, al percatarse de la presencia del agresor, que la encañonó con la escopeta y le dijo "de esta te mato", trató de zafarse cogiendo el cañón del arma y "desviándolo hacia arriba, pudiendo así salir corriendo de la casa" mientras pedía ayuda.

En ese momento, según indica la sentencia, el acusado salió corriendo detrás de la víctima mientras la amenazaba de muerte, y a la altura de la piscina le apuntó por la espalda y "con ánimo de atentar contra su vida" le disparó impactando el disparo en el glúteo y la espalda de la mujer, que cayó al suelo golpeándose la cara y rompiendo el teléfono móvil que llevaba en el bolsillo, según el relato de los hechos aceptado por el tribunal.

Tras esto, el acusado trató de recargar la escopeta, mientras la víctima pudo refugiarse en la casa principal auxiliada por su madre y llamar a la Policía, lo cual provocó que el acusado se diera a la fuga tras esconder el arma en unos matorrales. No obstante, fue interceptado y detenido por la Policía poco después a las afueras de Elche.

Consulta aquí más noticias de Alicante.