No importa que el Juzgado haya dicho que la cesión del suelo para la mezquita en Los Bermejales es válida, dando la razón a la Comunidad Islámica. Al final, es la asociación de vecinos Bermejales 2000 la que ha ganado la batalla. No tendrán este edificio religioso en su barrio.

El Ayuntamiento ha decidido que el templo «no va a acometerse» ni en ese lugar ni de la manera en la que está planteado en el expediente (archivado desde febrero), según asegura Emilio Carrillo, delegado de Urbanismo.

Indemnización

Pero como el Juzgado ha reconocido la legitimidad de la cesión de la parcela de 6.000 m2 a la Comunidad Islámica de España, el Ayuntamiento tendrá que dialogar con la organización tanto en términos de «indemnización» como de una posible «remodelación» del proyecto, explica Carrillo.

No obstante, cree que el recurso de la organización vecinal Bermejales 2.000 contra la sentencia que avala la cesión ocasionará que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía mantenga la suspensión cautelar que en su día ordenó el juez. El propio alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, manifiesta también que el proyecto así «no tiene viabilidad» y que habrá que «replantearlo y redimensionarlo».

El PP, mientras, exige que cesen las contradicciones y que se inicie en ese solar la construcción de un centro cívico y una comisaría.

«Queremos saber en qué se basa»

La Comunidad Islámica de España aseguró ayer a 20 minutos que el Ayuntamiento todavía no les ha comunicado nada. Cuando eso se produzca pedirán explicaciones.

«Ambos íbamos de la mano en este proyecto, se ha seguido la legalidad y nos respalda la justicia, así que queremos saber en qué se basa para rechazarlo», comenta Malik Ruiz, portavoz. La organización está dispuesta a dialogar sobre el cambio. Pero apunta que sería como empezar de cero. Después de más de dos años de trabajo (cesión de suelo, licencias, anteproyectos...), el diseño «no valdría para otro lugar, está hecho para la parcela que se nos cedió», manifiesta Malik Ruiz. Hasta ahora se han gastado unos 180.000 euros entre licencias y los técnicos que elaboraron el proyecto.