Según ha indicado la Subdelegación del Gobierno, las inspecciones que realizarán los agentes consisten en un primer control de carácter administrativo sobre las autorizaciones y documentos que deben tener dichos vehículos para la correcta prestación del servicio.

Asimismo, se verificarán que las condiciones técnicas y elementos de seguridad del vehículo son los que exige la normativa, así como los requisitos especiales que debe cumplir el propio conductor, como son el permiso de conducción, los tiempos de conducción y descanso.

También controlarán que los conductores circulan a la velocidad permitida y

que no hacen uso del teléfono móvil u otros aparatos que supongan distracción ya que ambos factores, velocidad y distracción, son las principales causas de los accidentes en los que están implicados este tipo de vehículos.

Entre 2012 y 2016, en la provincia de Córdoba, los autobuses escolares se vieron implicados en tres accidentes, en los que no falleció ninguna persona aunque cuatro ocupantes resultaron heridos. Durante 2017, no se ha producido ninguno.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.