Playa de Valencia
Un hombre observa la playa de la Malvarrosa abarrotada por miles de bañistas. EFE

Cuando un turista tipo piensa en la Comunitat Valenciana como destino para sus vacaciones, le vienen a la mente las imágenes de las playas y del buen tiempo propios del verano. Este es el potencial tradicional de la industria turística valenciana, pero los responsables de gestionar las políticas públicas en el Gobierno autonómico no quieren que sea el único.

Para ello, la Agència Valenciana del Turisme (AVT) ha elaborado un Plan de Impulso a la Desestacionalización de la Actividad Turística que va a suponer un cambio de mentalidad en la orientación de la estrategia turística global de la Comunitat Valenciana: del turismo de sol y playa a la oferta fuera de temporada y centrada en el producto.

El sector turístico es clave para la economía valenciana (representa más del 13% del PIB). Sin descuidar el modelo tradicional de sol y playa, que es el mayoritario, el secretario autonómico de la AVT, Francesc Colomer, aboga por potenciar "la lucha contra la desestacionalización", que en su opinión debe hacer más sostenible la economía y el empleo. No en vano, las contrataciones se concentran en los meses estivales, con incrementos del desempleo a final de temporada.

"Nuestra comunidad no se agota con el clima, con el modelo de sol y playa", añade Colomer, quien defiende la necesidad de abrirse a "mercados cada vez más sibaritas y exigentes" a través de productos fuera de temporada. Entre estos ha puesto como ejemplos la cultura urbana, el turismo de rutas (de la Seda, del Grial, de los Dinosaurios, de los Cátaros...), la gastronomía, las tradiciones o la propuesta operística valenciana.

Nuevo perfil de turista

El perfil, de este modo, se abre a un turista que busca experiencias más allá del sol y la playa, con alto poder adquisitivo y que puede viajar en cualquier época del año. El plan dirige al mercado chino, con 120 millones de potenciales visitantes, pero también al británico (el más numeroso en la Comunitat Valenciana), al nórdico y al francés.

Esta iniciativa, dotada con un presupuesto de 9,18 millones de euros para 2018, supone "una reorganización de la estrategia turística global de la Comunitat Valenciana hacia la desestacionalización y el producto fuera de temporada", afirma Colomer, lo que llevará añadido "un cambio de mentalidad en la gestión", con mayor colaboración entre el sector y las administraciones públicas. Llevará un sello con el lema Sempre oberta, que hace alusión a la necesidad de posicionar a la Comunitat Valenciana "como un destino turístico abierto todo el año" y no solo en verano.

Mostra de Turisme en abril

El plan de desestacionalización incluye la celebración de la primera Mostra de Turisme de la Comunitat Valenciana, que tendrá lugar en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de València el próximo mes de abril. Los responsables de la AVT pretenden convertir esta nueva cita en un escaparate para que las empresas y los destinos acerquen sus ofertas centradas en las experiencias al cliente interno y de proximidad.

Además, también se elaborarán una campaña de publicidad en temporada baja, tanto a nivel nacional como internacional, y un plan operativo de marketing para la promoción en ferias. Del mismo modo, se activarán líneas de ayudas en concurrencia competitiva dirigidas a destinos, asociaciones y empresas con una estimación de 400 proyectos, proyectos de I+D y se potenciarán las infraestructuras turísticas tanto en el interior como en el litoral.

Consulta aquí más noticias de Valencia.