Las toallitas húmedas colapsan el colector norte de València
Operarios extraen la masa negra, espesa y compacta que forman las toallitas higiénicas al juntarse con las aguas fecales en la red de saneamiento. 20MINUTOS.ES

Las labores para desatascar la gran bola de toallitas higiénicas de casi un kilómetro de longitud acumulada en el colector norte de València, que evacua el 40% de las aguas residuales de la ciudad hacia la depuradora de Pinedo, se han saldado con la extracción de 900 toneladas de residuos. Estos trabajos han supuesto, además, un coste de más de dos millones de euros, que se unen al presupuesto ordinario de 11 millones de euros previsto por el Consistorio para este año dedicado a la red de saneamiento.

El concejal del Ciclo Integral del Agua, Vicent Sarrià, ha expuesto estos datos en la presentación de una campaña informativa con la que el Gobierno local pretende concienciar a la ciudadanía acerca de la importancia de tirar estos elementos a la papelera y no al inodoro. Las toallitas son el principal problema, pero no el único, pues también se debe evitar lanzar al váter productos como el hilo dental, los bastoncillos para los oídos o preservativos. "Cualquier elemento sólido debe tirarse a una papelera y no al váter, porque genera atascos", explica el edil.

La campaña prevé acciones en colegios de la ciudad y en barrios, y cuenta con la colaboración de Acciona, la contrata municipal de la red de saneamiento. Desde este empresa recuerdan que el colector norte estuvo a punto de colapsar y verter al antiguo cauce del río, donde se encuentra el Jardín del Turia, aguas residuales por el "tapón monumental" que formaron las toallitas.

"Es un problema creciente, pero como no se ve, pasa inadvertido", ha afirmado Sarrià, quien ha definido como "muy grave" el perjuicio que este colapso causa en la red de saneamiento, además del "coste brutal" para las arcas municipales. En el caso de València, al ser una ciudad llana, el problema afecta también a la red de bombeo, necesaria para llevar las aguas residuales hasta las estaciones depuradoras debido a la falta de pendiente.

Tras la actuación en el tramo comprendido hasta la Ciudad de las Ciencias, el siguiente paso para normalizar la situación del colector norte se centra en el tramo hacia la depuradora, que se acometerá durante la primera parte del próximo año 2018. "La situación es muy grave, no nos damos cuenta, pero debemos empezar a desterrar ciertas pautas de comportamiento", ha añadido Sarrià. Por otro lado, también hubo que intervenir hace unos meses bajo la calle Gascó Oliag, donde también se había formado una bola de toallitas.

Mejoras en investigación y en el etiquetado

El Ayuntamiento aprobó una moción por unanimidad en la que se insta al Gobierno central a regular esta materia, para que las empresas fabricantes avancen en la investigación, lo que permitiría elaborar las toallitas con elementos biodegradables y que se disuelvan en el agua. Además, también pide mejorar la información que el consumidor recibe sobre el uso de las mismas, con especial énfasis en la obligación de tirarlas a la papelera y no al inodoro. "El váter no es una papelera, no se puede lanzar cualquier cosa", ha insistido el máximo responsable del Ciclo Integral del Agua.

Consulta aquí más noticias de Valencia.