Antonio Ledezma
El exalcalde metropolitano de Caracas y opositor venezolano Antonio Ledezma besa a su mujer, Mitzy Capriles, antes de una rueda de prensa en Madrid. FERNANDO VILLAR / EFE

Tres funcionarios de la Alcaldía Metropolitana de Caracas fueron detenidos en la noche del domingo después de que el viernes se fugase de Venezuela el exalcalde metropolitano, el opositor Antonio Ledezma, que se encontraba en arresto domiciliario.

La alcaldesa metropolitana encargada, Helen Fernández, denunció en su cuenta de Twitter que "sobre las 8 o 9 de la noche empezaron a llegarnos noticias y llamadas que me decían que habían detenido a algunos funcionarios de la alcaldía".

Los arrestados son, según Fernández, el exdirector de seguridad de la Alcaldía Metropolitana Carlos Luna, la que fuera responsable de protocolo de esta entidad Elizabeth Cárdenas y la actual gerente, Carmen Catalina Andarcia, a quien registraron su apartamento y despojaron de su pasaporte.

"Le reventaron todo el apartamento, le registraron todo, le quitaron su pasaporte y se lo llevaron si motivo ni razón. A esta hora todavía no cuento con información fidedigna de qué pasó, de dónde la tienen exactamente, y dónde están los otros funcionarios", dijo Fernández, que asumió el cargo tras la detención de Ledezma.

La alcaldesa encargada dijo además tener información del arresto de varias personas que "vivían en el edificio" donde residía Ledezma.

En España

Antonio Ledezma fue detenido en febrero de 2015 acusado de asociación y conspiración para delinquir al estar supuestamente implicado en uno de los intentos de golpe de Estado denunciados por el Gobierno chavista.

Ledezma fue recluido en el penal militar de Ramo Verde, donde pasó dos meses antes de ser trasladado a su casa por razones de salud para seguir detenido bajo arresto domiciliario.

El alcalde metropolitano, de 62 años, había ganado en dos ocasiones a los candidatos chavistas las elecciones a la alcaldía metropolitana de Caracas y había denunciado el bloqueo de fondos y la eliminación de competencias de la institución, una reacción del entonces presidente Hugo Chávez a su primera victoria en 2008.

Ledezma burló el arresto domiciliario el viernes tras más de mil días privado de libertad y viajó por carretera hasta Colombia, desde donde tomó un avión para viajar a España.

Temor a ser "secuestrado"

Este lunes, Ledezma dijo, durante una rueda de prensa en Madrid, que decidió salir de su país porque le informaron de que iba a ser "secuestrado" por las fuerzas de seguridad, aunque no las citó explícitamente, y que se iba a responsabilizar de ello a un "comando paramilitar colombiano".

"Había también la idea de revocar el beneficio de casa por cárcel y llevarme a la tumba. Creo que, encerrado en la tumba yo no soy útil como puedo comenzar a serlo desde el exilio", añadió.

"Todos los presos políticos corren peligro en Venezuela, son rehenes de una narcotiranía y pretenden usarlos como los secuestradores [a sus víctimas]", indicó.

A preguntas de los periodistas, Ledezma señaló que no pedirá asilo en España, como tampoco lo hizo en Colombia.