La restricción, vigente desde el pasado 16 de agosto, afecta a dos de las cuatro tomas de agua que se utilizan, las de Pisuerga y Canal de Castilla, y que abastecen a un total de 216 hectáreas de las en torno a 300 de superficie verde que existen en Valladolid. Sólo se ha levantado para riegos puntuales durante las Fiestas de Valladolid, para zonas que presentaban riego de incendios o para evitar daños a árboles de gran porte.

En este sentido, la edil ha recalcado la importancia de la prevención, pues aunque considera que los planes de emergencia como los que recomienda la CHD "están bien", resulta necesario "cambiar la cultura de la gestión del agua"

En todo caso, ha recordado que el Área que dirige elabora un Plan de Emergencia que dará a conocer cuando esté concluido.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.