Ocho apellidos catalanes
Fotograma de la película "Ocho apellidos catalanes". UNIVERSAL

A la espera de que se concrete o no una posible tercera parte de la taquillera saga de los Ocho apellidos, el director Emilio Martínez Lázaro y el actor Dani Rovira se han reencontrado gracias a Miamor perdido, una comedia romántica "con mucho canalleo" que están rodando estos días en Madrid.

A ellos se ha unido Michelle Jenner, todo un descubrimiento para la comedia, según su director: "Ya sabíamos que Dani era un gran cómico, pero ahora he descubierto a Michelle; es fantástica, ha superado todas mis expectativas", señala.

El guion parte de un encargo que Martínez Lázaro le hizo a su hija Clara y a Miguel Esteban. La premisa era escribir algo pensado especialmente para Rovira, la historia de un monologista que empieza desde abajo y que de un día para otro se hace famoso.

"El personaje tiene que ver con él, pero que nadie espere ver al Dani Rovira de los monólogos, entre otras cosas porque los monólogos están escritos por Miguel Esteban, a su estilo, no al de Dani", advierte el director de otras comedias taquilleras como "El otro lado de la cama".

Si Ocho apellidos vascos respondía a la fórmula "comedia romántica + tópicos regionales", ésta es una "comedia romántica en estado puro", eso sí, con personajes algo excéntricos y singulares.

En cuanto al "Miamor" del título, es en realidad el nombre del gato callejero que adoptan juntos y que el día que se separan también desaparece, o al menos eso parece.

El rodaje comenzó a finales de octubre y se prolongará hasta principios de diciembre. Salvo algunos exteriores en el País Vasco, casi todas las escenas se filmarán en Madrid.