'Mongolia'
Cartel de 'Mongolia' en el que aparece la cara de Ortega Cano en un montaje fotográfico. MONGOLIA

Tres responsables de la revista Mongolia han comparecido este miércoles ante el juez por una demanda interpuesta por el diestro José Ortega Cano por presunta vulneración de su derecho al honor y han anunciado que no le pedirán "perdón" porque estarían negando su "propia identidad: el humor y la sátira".

Edu Galán, Darío Adanti y Fernando Rapa Carballo se han personado en el juzgado de instrucción número 3 de Alcobendas (Madrid) para declarar, durante una hora y media, ante el juez por supuesta vulneración del derecho al honor y a la propia imagen del torero cartagenero por un cartel de Mongolia El Musical 2.0.

En dicho cartel se puede ver la cara de Ortega Cano con el cuerpo de un extraterrestre y un cartel con el mensaje "antes riojanos que murcianos" acompañado por su frase "estamos tan agustito".

Los abogados de Ortega Cano, que han decidido no hacer declaraciones hasta que salga la sentencia, exigen a los demandados que se disculpen públicamente y advierten de que, de no hacerlo, podrían enfrentarse a una sanción de 40.000 euros.

"No sabemos cuál será la sentencia final, pero la sensación no es buena. El juez parece no entender tampoco el valor de la sátira. Pero no vamos a bajar los brazos y tampoco vamos a pedir perdón, primero porque estaríamos negando nuestra identidad, y segundo porque pensamos que el chiste no es tan ofensivo como otros que se han hecho sobre esta misma persona, y no ha pasado nada", ha asegurado a Efe Galán. "Son malos tiempos para el humor en este país", ha añadido el responsable de Mongolia.

El temor, ha reconocido, es que en el caso de que el juez dictamine que deben pagar los 40.000 euros a Ortega Cano la viabilidad de Mongolia podría tambalearse, tanto que desde la propia publicación han impulsado una campaña de micromecenazgo para afrontar las costas del procedimiento. Hasta la fecha han recaudado más 12.000 euros y se espera que esta cifra "vaya creciendo" con los días hasta que salga la sentencia definitiva.