Cotización del Ibex
Cotización del Ibex 20MINUTOS

Los dueños del dinero quieren certezas. Quieren saber que sus inversiones están seguras, que recibirán un rendimiento y que ningún contratiempo se interpondrá en el camino. Para el inversor que pone su capital en España, la incertidumbre política por Cataluña está siendo todo un obstáculo en esos objetivos. Y la bolsa española lo está pagando con creces.

El IBEX 35, el índice de referencia de las bolsas españolas, ha cerrado este miércoles con un leve avance del 0,24%, hasta los 10.013 puntos, después de un auténtico sprint en la última media hora de sesión que le ha apartado de una nueva jornada en rojo. De haber sido así, habría batido su peor racha de cierres en negativo desde que se crease el índice en 1992.

"Evidentemente Cataluña es el principal condicionante de esta racha", explica a 20minutos Joaquín Robles, analista de XTB, que también apunta a otros factores como la moderación de los datos económicos en China, la reforma fiscal de Estados Unidos que no ha salido adelante, el contagio de algunas sesiones negativas en Alemania e incluso "unas sesiones de respiro de los inversores para tomar aire y recoger beneficios".

Para encontrar una racha similar hay que remontarse a diciembre de 2015; un mes de fallidas elecciones generales que llevaron a nuevos comicios en junio, y una época en la que el barril de petróleo estaba por los suelos, a la mitad del precio actual. Entonces se acumularon diez sesiones en números rojos que hundieron un 9,2% la Bolsa, hasta los 9.428 puntos.

Esta vez el hundimiento ha sido menos pronunciado. Los 10.013 puntos con los que ha cerrado hoy suponen un derrumbe acumulado del 4,8% en noviembre y del 3,5% desde el 1 de octubre, el día del referéndum ilegal en Cataluña.

El parqué más golpeado de las grandes plazas europeas

Y es que ni la aplicación del artículo 155 que cesó al Govern tras declarar la independencia parece calmar al inversor sobre España. A tenor de las encuestas recientes, el equilibrio de fuerzas parlamentarias que saldrá de las elecciones del 21 de diciembre podría parecerse mucho al actual: medio parlament independentista, medio constitucionalista... y los 'comunes' como bisagra. Es decir, la incertidumbre seguiría tras las urnas.

Los inversores lo saben y castigan a la Bolsa española con más dureza. En noviembre los índices de referencia de Francfort, París, Londres y Milán muestran caídas inferiores al español. Y si se toma como inicio del cálculo el 1 de octubre —la fecha del referéndum que acabó con una intervención en las calles de las fuerzas de seguridad— el parqué alemán acumula incluso ganancias.

"El IBEX cae más porque el país se enfrenta a una situación política de más incertidumbre que el resto. Tenemos elecciones el 21 de diciembre, pero no sabemos qué partido gobernará después y si se mantendrá la política independentista", asegura Robles.

La prima no sufre tanto la incertidumbre

En los mercados de deuda, la prima de riesgo española no está sufriendo igual que después del 1 de octubre, cuando el bono español a 10 años se disparó por encima de los 130 puntos respecto al bono alemán. "Y ni siquiera esa vez creció tanto comparado con la subida que mostró durante la campaña electoral de Francia", matiza el analista de XTB.

Sin el impacto de la crisis política en Cataluña la prima estaría en el entorno de los 85 o 90 puntosLa rentabilidad del bono español a diez años cerró ayer en el 1,53%, por los 0,36% del bono alemán, lo que deja la prima en 117 puntos básicos. Casi una veintena menos que los 134 que se alcanzaron tras el referendum ilegal.

"Es normal, el BCE sigue comprando deuda, mantiene los estimulos de financiación y eso asegura que, pese a la incertidumbre política que sufre España, su diferencial con el bono alemán no se vaya demasiado arriba", dice Robles. "Sin el impacto de la crisis política en Cataluña la prima estaría en el entorno de los 85 o 90 puntos", ha zanjado hoy el ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos.