Para cuando el niño se acostumbra al profesor, y éste termina de conocer a todos sus alumnos... Zas. Se acaba el curso y vuelta a empezar con un maestro nuevo. Esto va a cambiar.

A partir de ahora, los escolares vascos sufrirán menos baile de profesores. Mantendrán sus mismos docentes a lo largo de varios cursos. Así, si un chaval tiene en 1º de ESO un profesor de matemáticas, ese mismo docente le daría esa asignatura hasta 4º de ESO.

Es una de las novedades que incluye el nuevo Currículum Vasco, que ha entrado en vigor este curso. Este documento determina todo el sistema de enseñanza para Infantil, Primaria y Secundaria en Euskadi en la red pública y privada. Está demostrado que es preferible que los alumnos mantengan un mismo profesor durante años:

«El docente se implica en el aprendizaje del alumno, le conoce mejor y esto es positivo para el niño», explica José Ramón Orcasitas, profesor de Pedagogía de la UPV. Además, según Orcasitas, los alumnos sufren cierta «desorientación» con el contínuo cambio de maestro.

Algo que afecta especialmente a los más pequeños. Claro que la intención del Departamento de Educación se enfrenta a algunos problemas. Esta novedad se plantea como una recomendación que los colegios irán cumpliendo curso a curso, pero existe un hándicap: actualmente, más de un tercio de los 22.000 profesores de la escuela pública vasca no tienen plaza fija.

En esta red estudia casi la mitad del alumnado vasco y cada curso, miles de docentes van de un centro a otro, según dónde les toque. Concretamente, el 38% de los docentes de Secundaria y el 35% de los de Infantil y Primaria son interinos. Educación es consciente de ello. Por eso, ha convocado oposiciones anuales hasta el año 2011. Su objetivo es reducir el personal sin plaza fija al 8% y, así, reducir el baile de docentes.