John Darwin
John Darwin, el británico que "volvió de la muerte". EFE

La esposa de John Darwin, el británico al que se dio por muerto y que volvió hace poco a la vida pública más de cinco años después de su desaparición, volvió al Reino Unido desde Atlanta (EE UU), y fue detenida en el aeropuerto de Manchester, confirmó la Policía.

Anne Darwin, de 55 años y "fue arrestada en relación con acusaciones de fraude como parte de una investigación de la policía de Cleveland", según un portavoz policial.

Darwin viajó desde Estados Unidos tras llegar a un acuerdo con las fuerzas del orden para ser interrogada sobre el caso de su marido, precisó el periódico Daily Mail.

Cargos contra su esposo

La detención se produjo un día después de que la Policía formulara cargos contra John Darwin , de 57 años y ex funcionario de prisiones británico.

Darwin fue acusado de los delitos de mentir para conseguir un pasaporte y de obtener una transacción económica mediante engaño en relación con un seguro de vida, informó la policía de Cleveland.

 

Darwin obtuvo una transacción económica mediante engaño
Conocido en este país como "el canoísta que volvió de la muerte", el acusado se presentó el pasado 1 de diciembre en una comisaría de Londres tras desaparecer sin dejar pistas en marzo de 2002 en Hartlepool (noroeste inglés), cuando salió a navegar con su canoa.

Cuatro días después, el ex funcionario de prisiones, que alegó amnesia, fue arrestado bajo sospecha de fraude.

Darwin, declarado muerto por un juez en 2003, seguirá detenido hasta el lunes, cuando comparecerá ante el Tribunal de Hartlepool.

Seguro de vida

 

Poco después de conocerse la historia de este hombre, todas las miradas se volvieron hacia Anne Darwin, que sospechosamente había vendido seis semanas antes dos propiedades familiares y que había cobrado el seguro de vida de su supuesto "difunto" marido.

El pasado miércoles se confirmó la hipótesis de que ella estaba al tanto de la supervivencia de su marido cuando se encontró en Internet una fotografía de ambos posando juntos en su apartamento de Panamá en 2006, lo que da fuerza a la posibilidad de que la fingida muerte forme parte de un fraude de la pareja.

La misma noche del miércoles, Anne Darwin abandonó Panamá rumbo a Miami (EE UU), donde llegó este jueves junto a la corte de periodistas que le acompañan -de los tabloides "Daily Mail" y "Mirror"- para hacer escala hacia el Reino Unido.

Reprobación de los hijos

A su llegada a territorio británico, la esposa tendrá que someterse -además de rendir cuentas ante las fuerzas del orden- a la reprobación de sus hijos, quienes, según la Policía, no estaban al tanto del presunto plan orquestado por sus padres.

"Estoy convencida de que ellos (los hijos) me habrían intentado disuadir. Pero no lo hice, no se lo conté a nadie. Y una mentira llevó a otra. ¿Cómo podrán ahora perdonarme por lo que les he hecho?", aseguró la mujer esta semana a la prensa británica.

Los hijos del matrimonio, Anthony y Mark, difundieron hace días un comunicado en el que afirmaban estar soportando una "montaña rusa de emociones" tras descubrir que su padre sigue vivo.

Entretanto, los agentes siguen investigando las numerosas llamadas que han recibido de personas de Europa y América que aseguraban haber visto a Darwin en estos más de cinco años en los que habría viajado presuntamente con pasaporte falso.