Naiala
Naiala Melo. INTERVIÚ

Un año después de su triunfo la ganadora de la octava edición de Gran Hermano, Naiala Melo, se despide de su corona con el tan esperado desnudo de Interviú.

 

Cuando salí del concurso pesaba 10 kilos más y necesitaba recuperarme, pero no he utilizado el premio para retocarme nada

Ha defendido un año el título de ganadora de la anterior edición del concurso televisivo. A unos días de entregar corona y centro, Naiala aclara que
no ha utilizado el importe del premio para operarse de nada y, a la vista está, ni falta que le hace.

 

En busca del amor verdadero, la ex concursante hispano-brasileña asegura entre las páginas del magazine: “Nunca me había enamorado antes de entrar en la casa y no sé si lo de Dani fue amor”.

Y también afirma que se ha hecho esperar su desnudo porque no era su momento: “Cuando salí del concurso pesaba 10 kilos más y necesitaba recuperarme, pero no he utilizado el premio para retocarme nada”.

La samba corre por sus venas

Es brasileña, tiene 22 años, pero vive en España desde su infancia, y meses antes de entrar en el reality se trasladó junto con su familia a Tenerife, donde trabajaba como dependienta.

A pesar de considerarse valenciana y ser amante de las fallas, cree que lleva la samba, la caipiriña y el fútbol en la sangre.

Le encantan la aventura y los deportes de riesgo: practica el puenting, el paracaidismo y el rafting. Le gustan las experiencias nuevas, motivo por el que se presentó a Gran Hermano.