En la segunda jornada de la II Cumbre UE-África, el Gobierno español ha prometido la emisión de 10 millones de euros para proyectos de desarrollo y gestión de la inmigración.

Para ello, la comisión española ha firmado un memorando con la Comunidad Económica de los Estados del África Occidental (CEDEAO).

Además, el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, durante su comparecencia tras la cumbre , anunció la apertura de trece escuelas taller en el continente, un plan de infraestructuras y cupos migratorios que comenzarán con recolectores de fresas de Mali.

Zapatero se mostró convencido de que Europa "adquiere grandeza política y ética" con esta reunión, una de las más importantes que, en su opinión, ha celebrado la UE en su historia.

Gadafi instó a la UE a elegir entre "devolver los recursos" o permitir la inmigración
Tras recordar el "gran esfuerzo" realizado por España en los últimos cuatro años, triplicando la ayuda al desarrollo dirigida a África, Zapatero explicó que en las numerosas reuniones bilaterales que ha mantenido durante la Cumbre ha constatado que el modelo español de cooperación es "el modelo útil y el modelo que quieren los países africanos".

Gadafi responde

Por su parte, el líder libio, Muamar Gadafi, instó a los gobernantes de la Unión Europea (UE) a elegir entre "devolver los recursos" expoliados a África durante el colonialismo o "invitar" a los africanos a vivir en sus países.

Gadafi fue el líder africano encargado de intervenir en el debate sobre inmigración y dio así respuesta a Zapatero, quien lo había hecho por parte de la Unión.

Según fuentes europeas, Gadafi se refirió a África como una víctima de las "conquistas y el colonialismo", un fenómeno que describió como "intrínsecamente negativo y que tiene como respuesta las dificultades que sufre ahora Europa con la inmigración".