Según informa el Instituto Armado, en el primero de los casos, ocurrido el día 21 de octubre, la conductora colisionó contra otro vehículo que se hallaba estacionado en la localidad de A Derrasa, tras lo que se ausentó "sin dejar notificación ni reseña alguna para hacerse cargo del accidente".

Las mismas fuentes relatan que su vehículo fue localizado en días posteriores en un taller de chapa y pintura cuando se disponían a repararlo. "La conductora manifestó que no se había dado cuenta de haber colisionado con nadie, si bien, gracias a la investigación realizada y a diversos indicios y testimonios, pudieron esclarecerse los hechos", subraya la Benemérita.

Por otro lado, el pasado 9 de noviembre un vehículo en una maniobra irregular de adelantamiento colisionó lateralmente con otro, ocasionándole daños en diferentes partes. "El conductor hizo caso omiso y no se detuvo, dándose a la fuga, siendo localizado también en días posteriores", destaca el Instituto Armado.

Tras hacer un informe fotográfico de daños en ambos vehículos y examinar la coincidencia de los desperfectos producidos, se demostró a su conductor la implicación en el accidente, el cual acabó reconociendo los hechos.

La Guardia Civil destaca que "últimamente se viene detectando por este grupo de investigación el aumento de este tipo de actitudes en los accidentes de tráfico", lo que ocasiona "un perjuicio grave, tanto a los titulares de los vehículos dañados como a las correspondientes compañías de seguros". Por ello, cree "fundamental" la colaboración de los testigos, así como de cualquier resto que pueda quedar en el lugar del siniestro.

Consulta aquí más noticias de Ourense.