Desde la asociación lamentan que se haya "perdido tanto tiempo" en el planteamiento de los cambios, tanto en la espera de la inauguración del metro, "cuando la necesidad de ajustes ya era imperiosa", como tras el arranque de esta nueva infraestructura.

Facua sostiene en un comunicado que el problema con los transbordos entre metro y autobuses urbanos, que impide a los usuarios de "tarjeta roja" usarla en esta infraestructura, junto a la competencia que ha generado, ha provocado la pérdida de 250.000 usuarios en el primer mes de uso, con una tendencia creciente que "agrava aún más los problemas económicos de la infraestructura urbana".

Por eso desde Facua Granada se reclama que a la hora de realizar el proceso de racionalización del sistema se prime "no solo el ahorro económico sino la calidad del servicio". Un proceso en el que, ante la reducción de expediciones, podrían retirarse de servicio los vehículos más antiguos, así como dotar de medios suficientes a aquellas líneas que están más sobrecargadas de viajeros.

No obstante, desde la asociación se entiende que todas estas ideas deben plantearse en un entorno global, donde se fomente la intermodalidad real entre medios de transporte, de modo que éstos no sea hagan la competencia mutuante.

Consulta aquí más noticias de Granada.