En el debate de primera lectura, ha defendido el "interés general" de las islas frente a la "guerra de guerrillas" que proponen otros grupos de la oposición, resaltando que pese al apoyo, no hay "un cheque en blanco ni una rendición" de las posiciones de los populares.

Ha apoyado la diversas bajadas del IGIC porque además, no afectan a la prestación de los servicios y a la recaudación defendiendo que los recursos públicos "siempre deben estar en manos de los ciudadanos y no de las arcas públicas".

Para Estalella, el presupuesto deja a los populares "moderadamente insatisfechos" y con la duda de si el Gobierno podrá mejorar su grado de ejecución.

Ha dicho que el "grueso" de los ingresos de las cuentas proceden del Estado, avalando el "diálogo" abierto con el Gobierno regional, y ha destacado el aumento presupuestario en sanidad, educación e inversión.

Entre las deficiencias del presupuesto, ha citado el incremento de fondos del área de Presidencia, que parece va dirigido a la "promoción" del presidente, el descenso en Agricultura y Economía o las diferencias territoriales de inversión, donde ha demando una mejor cobertura para Gran Canaria.

Estalella ha criticado el "fracaso" del plan de pobreza, dotado con solo 15 millones y con un retraso de seis meses, y ha pedido más inversiones en la reforma del espacio turístico para ganar en competitividad.

"Hay cierta relajación en el Gobierno, se duerme en los laureles", ha destacado, si bien se ha mostrado en contra de la ecotasa.