Vista aérea del edificio
Vista aérea del edificio situado en el centro de Santander, en la Cuesta del Hospital. Esteban Cobo / EFE

Los bomberos han rescatado el tercer cadáver que buscaban bajo los escombros del edificio que se desplomó el sábado, en la calle Cuesta del Hospital de Santander. El Consistorio todavía no ha confirmado su identidad, pero podría tratarse del ciudadano argentino que convivía en la buhardilla del edificio siniestrado con las otras dos víctimas, Gumersinda Colmenero Carranceja y su hijo Jesús María Gómez Colmenero.

El edificio que se vino abajo forma parte del Cabildo de Arriba

El edificio que se vino abajo forma parte del Cabildo de Arriba, un histórico barrio de Santander muy deteriorado en los últimos años donde, desde 2005, se han caído otros cuatro inmuebles y varios más han sido derribados por el Consistorio ante su estado ruinoso. Sin embargo, hasta el sábado ninguno de esos incidentes había ocasionado víctima alguna.

"Se veía venir"

Los vecinos de la Cuesta del Hospital, en Santander, sintieron un fuerte estruendo que, en un primer momento no identificaron -unos pensaron que era "una bomba", otros que "una persiana"-, hasta que comprobaron que el edificio número 14 de su calle se había caído, algo que para varios de ellos "se veía venir".

Una vecina de esta calle ha explicado a los periodistas que pensó que se había caído una persiana, "aunque era un ruido más potente".

El otro día, a unos vecinos de la calle Garmendia se les cayó el techo de la cocina por las vibraciones de la obra


"Subí a casa a la buhardilla, salí a la terraza, pero estaba todo lleno de humo negro y no se veía nada", relata esta mujer, que no se dio cuenta que se había caído un edificio hasta que bajó a la calle.

Otro vecino, que permanecía tras el cordón policial, interrumpió su relato para subrayar, indignado, que "esto se veía venir". "El otro día, a unos vecinos de la calle Garmendia se les cayó el techo de la cocina por las vibraciones de la pala de la obra donde están trabajando", asegura este hombre, en referencia a las reformas que se estaban haciendo en el número 12 de la Cuesta del Hospital, contiguo al que se ha venido abajo.

A su enfado se sumó Cristina Hijarrubia, una mujer que seguía con atención las labores de desescombro, porque es la hija de una de las propietarias del inmueble situado en el número 16. "El 12 lo habían tirado y estaban escarbando abajo, habían puesto unas vigas que no eran nada, de pared a pared. Abajo estaban cavando", denuncia esta vecina, que mantiene que el inmueble que se ha derrumbado "estaba perfectamente".

 

La obras, posible causa

El Ayuntamiento de Santander baraja como causa posible del derrumbe del edificio las obras de reforma que se estaban haciendo "más allá de la autorización municipal" en el inmueble contiguo, el número 12, según ha explicado el alcalde, Íñigo de la Serna.

 

El Ayuntamiento baraja como causa las obras de reforma que se estaban haciendo "más allá de la autorización municipal"

En la buhardilla vivía una cuarta persona, otro hijo de la fallecida, que logró salir del edificio por su propio pie y que ha sido ingresado en el Hospital Marqués de Valdecilla. Preguntado por la existencia de denuncias por parte de los vecinos, el alcalde ha respondido que hay una, en relación a las obras, que fue presentada el viernes y que motivó una visita de los servicios técnicos municipales al citado edificio.