Fuentes de la investigación han señalado a Europa Press que la puesta en libertad del detenido se ha producido tras el mandamiento del juzgado instructor una vez que se ha comprobado que no se trataba de un caso de violencia de género, ya que la mujer falleció por causas no violentas, de forma que los hematomas que presentaba en el pecho se debieron a la caída que sufrió en el momento de su desvanecimiento.

Según el relato ofrecido por los testigos, la mujer murió poco después de salir de la ducha en el baño de su domicilio, de forma que su pareja fue quien oyó el golpe y salió a socorrerla, para lo que pidió ayuda a unos vecinos poco después y permaneció junto a ella en todo momento.

Fue sobre las 23,44 horas cuando se recibió una llamada al teléfono del 091 en la que se informaba de que una mujer de origen africano se encontraba en estado grave en su vivienda, por lo que una patrulla se desplazó a la zona.

Al llegar a la vivienda, la mujer aún se encontraba con vida aunque poco después falleció por parada cardiorrespiratoria. En este sentido, las mismas fuentes han apuntado que no se apreciaban signos aparentes de violencia sobre la mujer.

Consulta aquí más noticias de Almería.