La navidad es considerada para muchos una época de risas, felicidad y diversión que hay que compartir con la familia, los amigos y la gente cercana. Pero no es así para Marco Damanti, un cura italiano que, según informa la web Ozu, debe de considerar que estas fechas hay que vivirlas con seriedad y discreción, pues es la mejor forma de rendir tributo al Señor.

Esta postura se la ha hecho saber recientemente a la compañía Red Bull, a la que este cura insto a retirar su última campaña.

En el sacrílego anuncio se mostraba a cuatro reyes magos (la cantidad por defecto son tres) portando regalos para el pequeño Jesús, salvo uno de ellos que llevaba una lata de bebida revitalizante.

Al final del sketch los angelitos del portal de Belén decían la ya consabida frase de "Red Bull te da alas".

Al parecer, la broma que se hace con estos pájaros humanoides no fue del gusto de Damanti, que puso el grito en el cielo ante lo que él califica de blasfemia.

Después de persignarse se puso a redactar una carta explicando a los directivos de Red Bull que en caso de no retirar el anuncio toda la cólera de Dios y de otros curas recaería sobre ellos.

Los responsables de la bebida, que no juegan con fuego, decidieron cesar de inmediato su campaña navideña, para no ofender a los cristianos ni a los ángeles.

Sin embargo, esta no es la primera vez que un anuncio hiere las sensibilidades religiosas del pueblo italiano. En el pasado, la empresa japonesa Sony y la cantante Madonna ya fueron condenados al infierno por sus escandalosas campañas.