Stuart y Billy, dueño y loro
Stuart y Billy, dueño y loro. (The Sun)

Stuart McNae se ha visto obligado a cambiar hasta cinco veces el tono de llamada de su teléfono móvil por culpa de su loro.

Según informa el diario de The Sun, Billy, que es como se llama el loro, aprovecha el momento en el que Stuart abandona la habitación para reproducir el sonido del móvil. Cuando acude a la llamada y responde, Billy comienza a reírse.

Cada vez que Stuart cambia la melodía, Billy apenas tarda unos días en aprenderla.

Ha probado con el tema Nokia, con el Mambo Nº 5 de Lou Bega, con el No Woman no Cry de Bob Marley... pero nada, Billy las pilla todas.

"Ahora tengo el tema de Por un puñado de dólares... no creo que tarde en aprenderlo", asegura Stuart.