Los hechos ocurrieron, según recoge el escrito de acusación del Ministerio Fiscal, al que ha tenido acceso Europa Press, en Albacete, sobre las 17.00 horas del 15 de mayo de 2014.

El denunciante recogió a dos mujeres a las que conocía y que le habían avisado, acusadas ambas en el proceso, y a una niña que llevaban, en una calle de la capital y las trasladó a un centro de salud. Al llegar allí, el denunciante y la niña se bajaron del coche y entraron en el centro de salud, al que llegó también el tercer acusado.

Mientras tanto, una de las mujeres acusadas se había quedado en el coche de la víctima y cogió las llaves del domicilio y de una granja del denunciante.

Cuando salieron de la consulta médica, los acusados le dijeron al denunciante que ya no era necesario que les llevase seguidamente al hospital, tal y como le habían pedido antes de encontrarse esa tarde, de modo que el denunciante se dirigió hacia su granja, donde al llegar se dio cuenta de que no tenía las llaves.

Entonces se dirigió a su domicilio, donde previamente se habían dirigido los acusados que, entraron en la casa abriendo la puerta con las llaves que le habían quitado al denunciante, la registraron, cogieron varias joyas, 150 euros y se marcharon.

Más tarde, la acusada que le cogió el juego de llaves, y a la que había llamado el denunciante, se lo le devolvió con el pretexto de que las había cogido la niña sin querer.

Al día siguiente, la otra acusada se dirigió a un establecimiento dedicado a la compraventa de oro y vendió dos de las alhajas, que fueron recuperadas por el Cuerpo Nacional de Policía y entregadas a su dueño.

Consulta aquí más noticias de Albacete.