Penas de cárcel para conductores
Panel informativo de la DGT en la A-6 en Madrid (EFE) EFE
Un total de 275 conductores han sido detenidos y puestos a disposición judicial en los cinco primeros días de aplicación de la reforma del Código Penal en materia de Seguridad Vial, que considera delito circular superando los límites de velocidad o las tasas de alcohol y drogas.

La gran mayoría superaba la tasa de alcohol permitida
Según los datos ofrecidos este viernes por la Dirección General de Tráfico, 267 de esos conductores han sido detenidos por superar la tasa de alcohol permitida: 0,60 miligramos por litro de aire espirado o 1,2 gramos por litro de sangre.

Los otros ocho conductores han sido arrestados por superar en más de 60 kilómetros por hora los límites de velocidad en vía urbana o en más de 80 kilómetros por hora en carretera.

El día con más detenidos fue el pasado domingo, cuando entró en vigor la ley, con 132 arrestados (131 por alcohol y 1 por exceso de velocidad). El lunes 3 hubo 22 detenidos (20 y 2); el martes 4 dieciocho (17 y 1); el miércoles 5 veintiocho (todos por alcohol) y ayer jueves 75 (71 y 4).

Penas de tres a seis meses de prisión o multas de seis a doce meses
Los conductores detenidos por exceso de velocidad o por superar las tasas de alcohol pueden ser condenados a penas de tres a seis meses de prisión o de multa de seis a doce meses y trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días, además de perder el permiso de conducir por un periodo de entre uno y cuatro años.

Además, quienes se nieguen a someterse a la prueba de alcoholemia pueden ser condenados a entre seis meses y un año de cárcel y a la privación del permiso por entre uno y cuatro años.

La reforma también prevé que, a partir del próximo 1 de mayo, quienes circulen sin carné por haber perdido todos los puntos o por no haberlo obtenido nunca serán condenados a entre tres y seis meses de prisión o multa de doce a veinticuatro meses y trabajos en beneficio de la comunidad por un periodo de entre 30 y 90 días.