Ric Flair
Ric Flair saliendo de un restaurante en una imagen de archivo. GTRES

Ric Flair es considerado una de las grandes leyendas del wrestling estadounidense. A sus 68 años y ya retirado, el conocido como 'Nature Boy' se sigue recuperando de una operación de urgencia realizada tras sufrir unos severos dolores abdominales. Durante este tiempo de inactividad, la cadena ESPN ha aprovechado para realizar un reportaje del luchador, en el que el propio Flair ha recordado cómo, en sus muchos años de estrellato, la fama le llevo a cometer excesos que ahora salen a la luz.

En el documental, titulado 'Nature Boy' y emitido esta semana en el espacio 30 for 30, aparecían hasta 50 personalidades de la lucha, familiares y amigos discutiendo sobre Flair, cuyo verdadero nombre es Richard Fliehr.

El documental abordó la notoria incapacidad de la estrella del wrestling para ser fiel a las cuatro esposas que ha tenido. En las imágenes se muestra a Flair criticando la monogamia y confesando que había llegado a acostarse con alrededor de 10.000 mujeres. "Déjame decirte algo, si estás luchando y estás en Hutchinson, Kansas, y vas a pasar la noche allí, voy a encontrar algo que hacer. No voy a pasar la noche solo ", relata, a la vez que recuerda que su obsesión con el sexo le llevó a masturbarse dos veces por día.

Además de las mujeres, Flair admite que el alcohol jugó un papel importante en su vida personal, un problema por el que comenzó terapia en los 80, momento de su vida en el que más consumió. Bebía todos los días, cervezas (10 diarias, cuenta), vodka... desde 1972.

Problemas de salud y depresión tras la muerte de su hijo

El documental 'Nature Boy" cubrió los puntos más altos de la carrera de Flair así como sus peores momentos, entre ellos la muerte de su hijo en 2013, algo que le hizo caer en en un estado depresivo.

En agosto, Flair fue hospitalizado y se sometió a una operación de emergencia. Los médicos le dieron un 20% de posibilidades de vivir. "La gente dice que es un milagro", recordaba Flair en una entrevista reciente con The Associated Press, agencia a la que aseguró que ha dejado la bebida para siempre.