Parque urbano de Malilla
Las torres eléctricas de media tensión habían paralizado la apertura del parque urbano de Malilla "por razones de seguridad". 20MINUTOS.ES

El gran parque urbano del barrio de Malilla, históricamente castigado por falta de infraestructuras y dotaciones públicas, podrá abrir finalmente a comienzos de 2018. Ese es el plazo que se marca el Ayuntamiento de València tras haber mediado para que la gran zona verde de 70.000 metros cuadrados pueda finalmente ser accesible para sus vecinos.

El problema radica en la presencia de varias torres y cableado eléctrico de dos líneas de media tensión, unas "razones de seguridad" que en opinión del Consistorio ponían en riesgo la integridad física de las personas, por lo que se pospuso la recepción de la obra y la apertura del gran parque urbano. Según estas mismas fuentes, se ha alcanzado una "solución satisfactoria" con el agente urbanizador del PAI Malilla Norte, en el que se inserta el parque, e Iberdrola, para que el primero sufrague las obras de soterramiento, que ejecutará esta última empresa.

Los plazos apuntan a que antes de finalizar este mes de noviembre "deberán haber empezado las obras de soterramiento" para estar finalizadas antes de que concluya el año. Así, se podrá abrir a comienzos de 2018. En paralelo, la delegación de Jardines acometerá las labores de adecuación durante esas semanas, para finalizar también este año.

Fuentes de Ibedrola puntualizan que el soterramiento y la infraestructura eléctrica del parque "los ejecuta la empresa urbanizadora, no Iberdrola", y que su papel se limita a "recibir la documentación", trasladarla a un Organismo de Control Autorizado (OCA) y presentarla al servicio territorial de Industria y Energía para conseguir la autorización. A comienzos de mes estaba pendiente la última de esas autorizaciones administrativas.

Quejas vecinales

El presidente de la Asociación de Vecinos de Malilla, Alfonso Cortés, critica la degradación de los huertos urbanos por la falta de uso y denuncia la rotura de las vallas. Además, anuncia la convocatoria de una movilización el próximo 23 de noviembre, a las 19.00 horas frente al centro de salud de la calle Ingeniero Joaquín Benlloch, para exigir el nuevo centro sanitario anunciado hace dos años, "del que no tenemos noticia". Según explica, el barrio adolece de graves problemas y está "aislado" por la triple muralla que suponen las vías del ferrocarril, la autopista urbana de la avenida Ausiàs Marcha y el bulevar sur.

El parque urbano cuenta con tres alquerías históricas restauradas, 86 huertos urbanos con 12.000 metros cuadrados de superficie, 27.000 metros de zonas verdes, 2.677 de frutales, zonas de juegos, de esparcimiento canino. La inversión total supera los 3,3 millones de euros.

Ribó: "Malilla merece zonas verdes"

El alcalde de València, Joan Ribó, había mostrado su preocupación por no poder abrir el parque el uso ciudadano. "Malilla es el barrio más poblado de la ciudad y merece unas zonas verdes donde puedan jugar los niños, en la que las personas mayores puedan pasear, con huertos urbanos que permitan el contacto directo con nuestras raíces de una alimentación saludable, donde puedan ir nuestros vecinos con sus mascotas", afirma. Ribó sostiene que este proyecto se inserta en el marco de un modelo de ciudad "abierta" y "amable".

En esta línea, el concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià, destaca el cumplimiento de una "reivindicación histórica" que para los vecinos supone tener "un ordenamiento del barrio con criterios del siglo XXI". Por su parte, la máxima responsable municipal de Parques y Jardines, Pilar Soriano, añade que los habitantes del barrio "tienen derecho a poder disfrutar de zonas verdes de calidad, y también con absoluta seguridad. El parque de Malilla contribuye a mejorar cualitativamente los espacios de encuentro" entre los vecinos, asegura.

Consulta aquí más noticias de Valencia.